Caldas es la cuarta economía más competitiva del país

Según el Índice Departamental de Competitividad 2017

Manizales, noviembre 24 de 2017. El departamento de Caldas se ubica en la cuarta posición del Índice Departamental de Competitividad 2017, calculado por el Consejo Privado de Competitividad (CPC) y el Centro de Pensamiento en Estrategias Competitivas (CEPEC) de la Universidad del Rosario. Cabe destacar que este departamento obtuvo una calificación de 6,15 sobre 10, la cual mejoró con respecto al año anterior (6,08) (Gráfico 1).

Gráfico 1Evolución en el puntaje y en el ranking para Caldas

Caldas se sitúa detrás de Bogotá, Antioquia y Santander y por encima de Risaralda, regiones que ocupan las cinco primeras posiciones en la medición, la cual se compone de 94 variables agrupadas en tres factores y 10 pilares de competitividad.

Caldas, líder en Educación Superior y Capacitación.

De los diez pilares que mide el Índice Departamental de Competitividad (IDC), Caldas lidera el pilar de Educación Superior y Capacitación. Además, el departamento ocupa los puestos cuarto y quinto del ranking general en los pilares de Instituciones e Innovación y Dinámica Empresarial. Vale la pena mencionar que Caldas obtuvo su mejor calificación en el pilar de Educación Superior y Capacitación con un puntaje de 8,05 sobre 10 (Gráfico 2).

Adicionalmente, se resalta el avance del departamento en los pilares de Salud y Sostenibilidad Ambiental, en los cuales mejoró siete y tres posiciones, respectivamente, frente a 2016 (Gráfico 3).

El desafío más importante en materia de competitividad se concentra en el pilar de Sostenibilidad Ambiental, en el cual el departamento ocupa la posición 14 con un puntaje de 5,70 sobre 10. Igualmente, en el pilar de Innovación y Dinámica Empresarial el departamento también tiene retos significativos, a pesar de ocupar el quinto puesto en la clasificación general, pues su puntaje es solo de 4,26 sobre 10. Caldas también tiene retos valiosos en los pilares de Educación Básica y Media y Tamaño del Mercado, en los cuales ocupa el puesto 11 (Gráfico 2).

Cabe destacar que este departamento perdió cuatro posiciones en el pilar de Sostenibilidad Ambiental y tres en Eficiencia de los Mercados entre 2013 y 2017 (Gráfico 3).

Según Rosario Córdoba, presidente del Consejo Privado de Competitividad, el Índice Departamental de Competitividad “constituye un instrumento fundamental a la hora de evaluar el desempeño de las regiones, ya que permite identificar brechas en el ámbito territorial al tiempo que confirma las principales tareas pendientes del país. Pero más allá del debate sobre posiciones en el ranking, el IDC es una herramienta de referencia para que las regiones identifiquen e implementen acciones orientadas al cierre de brechas frente a los departamentos que cuentan con los mejores resultados. De esta manera, será posible lograr mayores niveles de competitividad”.

Por su parte, Saúl Pineda Hoyos, director del Centro de Pensamiento en Estrategias Competitivas de la Universidad del Rosario, señaló que “uno de los logros más importantes de estos cinco años de mediciones, está asociado con la concentración del ejercicio en variables de desempeño. De esta manera, las instituciones regionales pueden identificar con claridad en cuáles pilares e indicadores específicos cuentan con mayor margen de maniobra para mejorar sus puntajes, sin importar el tamaño de sus regiones”.

Es importante señalar que este Índice aún no incluye siete departamentos del país, debido a la falta de continuidad de información para la medición.  No obstante, en esta versión se presenta un índice adicional que permite hacer un análisis de la competitividad en los 32 departamentos.

Para ver el detalle de la metodología y los resultados del Índice Departamental de Competitividad 2017 del Consejo Privado de Competitividad y de la Universidad del Rosario se puede consultar la página idc.compite.com.co