Pruebas con brasier electrónico que detecta cáncer de mama

Manizales, octubre de 2017. Gracias a un convenio entre el Hospital de Caldas y el Instituto de Cancerología en Bogotá, se realizarán pruebas a mujeres que tengan la enfermedad en una etapa inicial, o que no estén expuestas a procesos como quimioterapias y radioterapias.

Estas pruebas permitirán hacer la calibración final del Sensor Bra, un dispositivo que tarda solo dos minutos en detectar si existe algún grado de riesgo o presencia de tejidos anómalos en alguna de las mamas.

Es fácil de usar y se convierte en un método de tamizaje temprano de alteraciones de la mama, complementario al autoexamen, de bajo costo, no invasivo y exento de riesgo para la paciente.

Así lo explicó su creador Jorge Hernán Estrada Estrada, profesor de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Manizales, durante la Feria de Innovación que se realiza en la Institución.

El investigador resaltó que inicialmente el dispositivo contaba con sensores de radiación infrarroja conectados a un computador para determinar la diferencia de temperatura en ambas mamas y así calcular y detectar el grado de riesgo de las pacientes.

“De las 190 mujeres a las que se les hizo la prueba, 4 tenían cáncer de mama, 167 estaban sanas, 12 presentaban alguna patología mamaria diferente a cáncer y 7 tenían mastectomía”, recalcó el docente.

Sin baterías

Después de esta experiencia, en el Grupo de Redes y Distribución de Potencia (GREDyP), enfocado en la investigación de redes y calidad de la energía, se desarrolló el dispositivo Sensor Bra.

El prototipo está dotado de dos sensores de radiación infrarroja, adhesivos, un brasier y un microcomputador arduino (tarjeta de hardware y software), con luces led de colores que alertan sobre el grado de riesgo que ofrece la paciente.

El dispositivo no requiere de batería, solo se conecta a una fuente de corriente eléctrica para realizar la prueba respectiva.

Adhesión de sensores

Jeison Cardona, estudiante de Ingeniería Electrónica y quien diseñó y escribió el programa de computación de este dispositivo, indicó que antes de usarlo la mujer debe identificar el sensor derecho y el izquierdo, que están debidamente etiquetados.

Después debe colocar los sensores sobre los pezones y sostenerlos con las siliconas adhesivas.

El paso siguiente es poner sobre las siliconas el brasier que se incluye con el kit.

“El cuarto paso es conectar el cable de los sensores con la caja del procesador”, precisó Alexandra Castro, estudiante de Ingeniería Electrónica de la U.N. Sede Manizales.

El último paso es conectar el procesador a un tomacorriente convencional, mediante el adaptador.

Luces de alerta

El procesador consta de seis luces led, dos azules que indican las mamas izquierda y derecha. Cuando alumbra la luz verde, el examen está indicando que no se ha detectado ninguna anomalía; si alumbra amarilla, es porque se ha detectado una anomalía muy leve y por eso se recomienda realizar una evaluación experta.

Si se enciente la luz naranja, significa que se ha detectado una anomalía de nivel bajo, por lo que la recomendación es consultar la evaluación experta con un médico.

“Por último, si se enciende la luz roja, quiere decir que se ha detectado una anomalía de importancia considerable. En estos casos se recomienda una evaluación médica con urgencia”, precisó Ana María García, ingeniera eléctrica del grupo GREDyP de la U.N. en la capital de Caldas.