FONTUR 2016
Orlando Ayala promueve decálogo de claves para el éxito.

Jorge Eliécer Castellanos

Con motivo de la celebración de los 60 años de Cafam, la Caja de Compensación Familiar ha realizado diferentes eventos para conmemorar por todo lo alto las efemérides; significativas convocatorias que han incluido, entre otras, la realización del extraordinario concierto de Pipe Peláez y el espléndido 11º. Foro sobre Liderazgo –tecnología e innovación en tiempos de oportunidad y desafío–  que contó con la disertación pausada, inteligente y apasionada de Orlando Ayala Lozano, quien se desempeñó como líder de Desarrollos Emergentes de Microsoft, luego de ocupar, por cerca de cinco lustros ininterrumpidos, diversos cargos en esta multinacional tecnológica creada por Bill Gates.

Ayala Lozano es un caleño, administrador de sistemas de información. Fue crucial en la creación de 33 filiales de Microsoft en diferentes naciones, entre ellas la de Colombia.

Emprendió su exitosa carrera como director para América Latina desde ciudad de México. Obtuvo el 90 % de aumento de ingresos en toda Latinoamérica.

Lideró el segmento de soluciones para aliados en pequeños y medianos mercados, luego fue vicepresidente mundial de Ventas y Mercadeo, cuando se convirtió en hombre de confianza de Gates, de Steve Ballmer y del presidente global, Satya Nadella.

Como esencia de su vida, aseguró a los asistentes al Teatro Galería Cafam de Bellas Artes: “Siempre he pensado que hay un gran ingrediente en la fórmula del éxito: pasión… con frecuencia le recuerdo a mis hijos que, para triunfar, todo debe hacerse con pasión”.

Al hacer referencia a su trayectoria institucional, comentó que al inicio del año 1991, Microsoft lo contactó en Ohio, donde NCR tenía su sede principal. Vale anotar que hacía una década que Orlando Ayala Lozano se había vinculado con NCR en Bogotá, compañía norteamericana a la cual ingresó cuando aún no había terminado sus estudios de ingeniería de sistemas en la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

Recordó que para la época, tenía a cargo la línea de productos del sistema corporativo Unisys para África, el Oriente y América Latina y que su perfil encajaba con las exigencias de Microsoft para contratar un líder que dirigiera sus operaciones en esta última región. En tal virtud, en marzo del mismo año, Ayala fue incorporado a la nómina de la poderosa compañía de Bill Gates.

Los repuntes exitosos le abrazaron por los cuatro costados. Indicó que en solo tres años, las subsidiarias de la multinacional en América Latina pasaron de 3 a 9 y las ventas se incrementaron en un 90%.

Estos resultados favorecieron a Ayala Lozano para liderar la vicepresidencia de operaciones internacionales, cargo que lo hizo responsable de las inversiones y las estrategias de crecimiento de mercados en vías de desarrollo como África, India, el Mediterráneo, el Medio Oriente, América Latina y el Sudeste Asiático.

En 1998, asume como vicepresidente Senior para las Américas y el Pacífico, hasta que finalmente llega, en el 2000, a la vicepresidente mundial de ventas, mercadeo y servicios de Microsoft.

Su ameritada existencia profesional es memorable. Alcanzó la cúpula hasta ser el tercer funcionario en trascendencia institucional, después del presidente y vicepresidente de Microsoft.

Entre las diez claves que dio a conocer en el Foro de Cafam, como esenciales parámetros del éxito personal alcanzado, relacionó:

1.    Gente en el centro. –Conexión-. 2. Principio de Exploración – curiosidad-. 3. Sé un gran coequipero, pero nunca un cómplice. 4. Principio Ikagai –pasión-. 5. A nadie le gusta vivir en la oscuridad, -transparencia-. 6. Puedo ver lo que es obvio – coraje-. 7. Ni tan bueno como Dios ni tan malo como el diablo, -empatía-. 8. Ellos también tienen que bañarse – igualdad-. 9¿Cuál es el legado en la hora final? 10. Valores personales y porcentajes son incompatibles, – verdad-.

Conviene reseñar que el 27 de febrero del año 2013, Orlando Ayala fue condecorado por el influyente periódico El Colombiano de Medellín con el galardón Colombiano ejemplar residente en el exterior.

Al finalizar su intervención, Ayala Lozano destacó la importancia de trabajar en equipo y resaltó el esfuerzo mancomunado, solidario e inclusivo, adelantado por los indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta, quienes han logrado producir un excelso café orgánico de formidables estándares de calidad internacional, -en una región que no goza de tradición cafetera-, hasta el punto que la demanda mundial ha superado, increíblemente, en poco tiempo, la creciente oferta.

En esta zona las plantas crecen en el cinturón localizado entre los 1000 y los 1.600 metros sobre el nivel del mar y no utilizan insumos químicos de ninguna naturaleza.

Hizo especial referencia a las diversas tendencias digitales y subrayó la importancia de las redes sociales en las ventas internacionales, e-commerce en la expansión internacional, las nuevas ofertas de herramientas digitales lideradas por novedosas aplicaciones móviles que permiten hacer seguimiento inmediato al plan exportador y conocer oportunidades de negocio, en tiempo virtual, a través de notificaciones en el teléfono.

Expresó asimismo que hay que repensar el futuro de Colombia, que es necesario aprovechar las oportunidades estratégicas que derivarán los tiempos del posconflicto y que existen alternativas importantes para los jóvenes latinoamericanos en diferentes latitudes y particularmente en las economías crecientes del oriente asiático para internalizar las compañías latinoamericanas.

Concluyó que el talento colombiano es de excepcional condición de liderazgo y exhortó a los jóvenes profesionales a utilizar las modernas herramientas tecnológicas, hoy al alcance de un clip, para el mejoramiento corporativo y la búsqueda de un mejor país para las generaciones que nos han de suceder.

[email protected]