Medio, no protagonista

POR: Eduardo Aristizábal Peláez 

El progreso de las comunicaciones en la parte técnica se ha venido dando en los últimos años a una velocidad vertiginosa y se ha convertido en una herramienta definitiva para el periodista. Los teletipos fueron reemplazados por los fax y posteriormente el internet se ha convertido en la herramienta más utilizada y útil, tanto en prensa, como en radio y televisión.

Sin embargo los principios, la preceptiva del periodismo se remontan a tiempos inmemoriales con mínimas variaciones, como deben ser las actividades serias, profundas y de gran responsabilidad, como lo es el periodismo.

Infortunadamente en los últimos años se ha venido abriendo paso en los diferentes medios masivos de comunicación unos vicios que no tiene ninguna razón de ser, por eso son vicios, que riñen con el periodismo serio y tocan más a convertirse en show que en periodismo serio y respetable.

Uno de tantos, es aquel que algunos periodistas o simplemente personas que trabajan en medio y fungen como periodistas, que los gringos han bautizado como media workers, se consideran estrellas, posan como tales y se auto-promocionan. Aparecen en fotos, o videos de sus propios medios. Cuentan a sus oyentes, lectores o televidentes sus gustos, aficiones, estudios y en general sus actividades personales, familiares, vacaciones, etc. Básicamente la función del periodista es informar y opinar sobre temas de interés general. Son sus lectores, oyentes o televidentes quienes tienen todo el derecho a convertirlos en sus periodistas preferidos o inclusive  ídolos, pero de manera unilateral, no con la autopromoción de los profesionales de los medios. La vida privada del periodista debe ser eso: privada.

Y qué decir de aquellos que en radio y televisión se creen el centro de atracción y el invitado pasa casi a un segundo plano. No respetan criterios contrarios, se creen los dueños de la verdad y se enojan cuando no están de acuerdo con el interlocutor y a veces se toman el atrevimiento de regañarlos en público, cuando todos podemos exteriorizar decentemente, con calma y respeto nuestro desacuerdo con cualquier persona. Para eso están los argumentos.

Pero no quiero terminar sin mencionar a aquellos periodistas que se creen artistas y en televisión más bien parecen modelos que profesionales del periodismo. Estar a la moda no es ningún pecado, pero querer competir a veces con estrafalarios atuendos de invitados emite mensajes negativos. La imagen es un valor inconmensurable que debe cuidar el periodista, porque en el trabajo y en la vida social dice muchas cosas, como credibilidad, seriedad, responsabilidad. No olvidemos que la comunicación no verbal ya se está volviendo científica y ese tema lo tenemos que dominar.

La sobriedad y naturalidad son excelentes consejeras en el tema de la imagen, Si somos jóvenes vistámonos sobriamente como jóvenes, si somos maduros, hagámoslo como tal y si somos viejos no trabajemos con tenis, bluyines camiseta de Micky Mouse y con una cola de caballo canosa cogida con un caucho.

[email protected] .com