Falta de habilidades tecnológicas disminuyen la productividad

Manizales, octubre de 2017. Los índices de productividad de las empresas latinoamericanas, y por ende las colombianas, prácticamente no han tenido crecimiento.

Así mismo el índice de productividad total de factores (PTF) se ha mantenido entre 114 y 115 puntos, lo cual significa que la relación del producto interno bruto (PIB) sobre el costo total de los factores productivos no ha tenido cambios significativos.

Esto quiere decir que en el ecosistema industrial los trabajadores son cada vez menos productivos por falta de habilidades tecnológicas y de una tecnología adecuada que impulse un mayor desarrollo.

Además de esto, los niveles salariales no han reflejado un mejoramiento en la calidad de vida de los trabajadores, lo cual desmotiva el aumento de su productividad.

Así lo explicó Javier Fernández Ledesma, especialista en Ingeniería de Software de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Medellín, durante el IV Coloquio de Investigación de Posgrados en Ingeniería Industrial que se realiza en la U.N. Sede Manizales.

“Esta situación implica que debemos ponernos grandes retos a futuro, no solo en el ámbito de la formación universitaria sino también de la modernización de la industria, aplicando tecnologías que están comercialmente en el mercado y que se puedan apropiar de una manera adecuada, sostenible y sustentable”, dijo el egresado de la U.N. y catedrático de la Institución en Manizales.

Fernández Ledesma, quien también es ingeniero industrial y doctor en Ingeniería Electrónica, explicó que estas tecnologías están ligadas a la “cuarta revolución industrial”, siendo esta la manufactura aditiva a través de la impresión 3D; el internet de y para las cosas, y el BIC Data, entre otras.

Adaptar la tecnología

En el coloquio, Jheimer Julián Sepúlveda López, estudiante del Doctorado en Ingeniería, Industria y Organizaciones de la U.N. Sede Manizales, precisó que la tecnología por sí sola no es buena ni mala, sino que se debe pensar hacia dónde se quiere llevar y qué se quiere hacer con ella.

Al respecto, el investigador indagó sobre lo que pasa más allá de la tecnología: “¿se deben considerar lo bueno y lo malo de este tipo de fenómenos para poder entender su evolución y cómo puede ayudar al desarrollo del país?”.

El doctorando Sepúlveda López explicó que temas como la brecha digital –entendida como el acceso y el uso de la tecnología– y la inclusión digital –que trata de solucionar esta problemática– se configuran como fenómenos sociotecnológicos porque conviven dentro de los aspectos sociales, tecnológicos y culturales.

De acuerdo con datos del Observatorio TI, de Fedesoft y del Ministerio de las TIC, se estima que en 2018 habrá una brecha de 53 mil profesionales TI en Colombia.

“Para abordar este fenómeno, los interesados en realizar un proceso o trabajo deben considerar –o tener– capacidades técnicas, tecnológicas y sociales que además les faciliten trabajar con la comunidad”, agregó el estudiante.

También aseguró que “al trabajar con ellos se pueden solucionar sus propias problemáticas y, especialmente, pueden apropiarse de la tecnología”.

Por último, recordó que los administradores de sistemas informáticos, por sus conocimientos en temas como redes, desarrollo de software e implementación de herramientas tecnológicas, tienen la capacidad de identificar necesidades, problemáticas y saber cuál tecnología sirve y para qué sirve.

Unimedios