FONTUR 2016
Secretaría Municipal de Salud hace recomendaciones ante posibles conductas suicidas

Pereira, septiembre 13 de 2017. En el marco del mes de la prevensión de conductas sucidas, la Alcaldía Municipal de Pereira se une a la campaña del Ministerio de Salud, con el propósito de estar atentos a las conductas de nuestros seres queridos y poder tenderles una mano amiga que les permita surtir de la mejor forma aquellas situaciones que les aquejan.

“La conducta suicida se considera un síntoma de un malestar o trastorno emocional o mental y no representa un diagnóstico en sí mismo y, en consecuencia, se debe revisar la presencia de otros síntomas emocionales o comportamentales que en conjunto hagan parte de su diagnóstico”.

El espectro incluye: la ideación suicida, el plan, el intento de suicidio y el suicidio consumado.

Hay que diferenciar el acto de autolesionarse sin intención de morir, por ejemplo el “Cutting” de la autolesión con intención de morir (el intento de suicidio o el suicidio).

En Pereira, se han presentando 5 eventos de suicidio consumado en lo corrido del presente año: 4 hombres y una mujer.

Así mismo se han reportado 144 intentos suicidas, de los cuales 100 corresponden a mujeres y 44 a hombres; el método más utilizado es intoxicaciones, arma cortopunzante y  ahorcamiento.

“Es una cifra que nos apena sumamente: se hace necesario recordarles a todos los pereiranos que desde la Secretaría y las diferentes IPS y EPS contamos con programas de atención y ayuda; lo más importante es que busquen ayuda, no están solos”, expresó Luz Adriana Angel Osorno, Secretaria de Salud Municipal de Pereira.

La probabilidad de intentar suicidarse o consumar este hecho aumenta en presencia de los siguientes factores:

  • Personas con un intento previo de suicidio.
  • En personas con depresión.
  • En presencia de consumo abusivo de alcohol u otras sustancias psicoactivas.
  • En personas que se encuentran en momentos de crisis, que menoscaban la capacidad de afrontar las tensiones que estos producen, como por ejemplo crisis económicas, pérdida del empleo, ruptura amorosa, pérdida de un ser querido.
  • La presencia de enfermedades crónicas y/o discapacidad.
  • Experiencias relacionadas con “conflictos, desastres, violencia, abusos, pérdidas y sensación de aislamiento”
  • La pertenencia a un grupo vulnerable objeto de discriminación como: desplazados, las comunidades indígenas; las personas lesbianas, homosexuales, bisexuales, transexuales, intersexuales, y las personas privadas de la libertad.

La primera recomendación es que debemos tomar en serio toda amenaza de autolesión.

Según el DANE, el número de defunciones por suicidios en Colombia entre 2005 y 2014 fue de 21.415, con un promedio anual de 2.142 casos. En general el suicidio es más frecuente en hombres, en los cuales las tasas de mortalidad son de 3 a 4 veces más altas que en las mujeres, específicamente entre los 20 y 24 años de edad, y se presenta con mayor frecuencia en solteros.

Las principales recomendaciones son:

EN ADOLESCENTES: 

Que los equipos de salud identifiquen y realicen el seguimiento de este grupo de población desde que se detecta la idea. Las intervenciones dirigidas a la prevención deben dirigirse por igual a hombres y mujeres.

Un mayor entrenamiento de los profesionales de salud en el manejo de problemas y trastornos propios de la adolescencia.

Diseñar políticas de intervención temprana que de manera trasversal involucren tanto al sector salud como al educativo.

Mejorar el acceso de la población adolescente a los servicios de salud.

Desarrollar guías o protocolos de atención en salud mental para los diferentes trastornos de los adolescentes.

EN ADULTOS: 

Reforzar las intervenciones para prevención de suicidio en los centros urbanos.

Implementar líneas telefónicas donde se provea ayuda a las

personas con ideación, planes o intentos suicidas.

Imponer la valoración integral de las personas con condiciones crónicas, porque tienen más problemas mentales.

Es preciso difundir e implementar guías de práctica clínica para el manejo integral de los trastornos mentales del  adulto.

Para los profesionales de la salud Mantener la educación continua en materia de salud mental.

Mejorar el acceso a los servicios de salud mental.

SIGNOS DE ALARMA:

Presencia de pensamientos o planes de autolesión en el último mes o acto de autolesión en el último año.

Alteraciones emocionales graves.

Desesperanza.

Agitación o extrema violencia.

Conducta poco comunicativa.

Aislamiento social.