Fracasó proceso revocatorio en Villamaría

Villamaría, 11 de septiembre de 2017. Un fracaso rotundo resultó el proceso de  revocatoria del mandato al alcalde de Villamaría, Juan Alejandro Holguín, en el proceso electoral que se cumplió desde las ocho de la mañana hasta las cuatro de la tarde de este domingo.

Cuando se enteró de los resultados, Holguín llegó al balcón del palacio municipal, en la plaza de Bolívar, y agradeció al pueblo por el voto de confianza.

En Villamaria votaron 3726 personas solamente, de un potencial estimado en 38.494 ciudadanos que estaban habilitados para sufragar en este proceso electoral, de los cuales 20.352 son mujeres y 18.132 son hombres. La Registraduría Nacional instaló 13 puestos de votación, en donde se ubicaron 46 mesas para sufragar.

Esta jornada electoral contó con 39 estaciones de biometría para la identificación de los votantes en todos los puestos de votación.

332 jurados de votación fueron designados para prestar el servicio en esta jornada democrática.

Es importante destacar que en Villamaría la gran mayoría de los ciudadanos consideran que la revocatoria es una retaliación contra el alcalde por haber expedido en agosto del año inmediatamente anterior un decreto que reduce en dos horas el funcionamiento de establecimientos nocturnos.

La medida, que tuvo una recia oposición en los propietarios de establecimientos públicos, proyectó unas repercusiones significativas en la reducción de la criminalidad, especialmente en los homicidios y las lesiones personales que, según el alcalde, bajaron un 33 por ciento.

Y es que Villamaría, emplazado en el área metropolitana de Manizales, se había convertido en el “amanecedero” de los borrachos de la capital caldense, según palabras de un concejal. Cuando cerraban los griles y bares en Manizales, quienes ya estaban iniciados emigraban a la Villa de las Flores donde seguían la parranda.

A esta fama de municipio “cantinero” es lo que le está apuntando el alcalde Holguín para disminuir la criminalidad en sus diferentes expresiones.