FONTUR 2016
Con los fuertes aguaceros del fin de semana empezó segunda temporada de lluvias del año

En los 14 municipios de Risaralda llovió durante el fin de
semana, sin embargo, a la Coordinación Departamental de
Gestión del Riesgo no se reportaron emergencias.

Pereira, 12 de septiembre de 2017. De acuerdo con los pronósticos del Ideam y las proyecciones de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, la temporada de lluvias irá hasta la segunda semana del mes de noviembre aproximadamente, registrando el pico más alto entre la segunda y la tercera semana de octubre.

Ante la vulnerabilidad que Risaralda presenta durante las épocas lluviosas, la Coordinación Departamental de Gestión del Riesgo hace un llamado a la ciudadanía para que tome medidas preventivas:

 Activar el sistema comunitario de alerta temprana y capacidades para
una eventual respuesta ante eventos adversos en la temporada de
lluvias.

 Revisar, asegurar, cambiar, reparar y limpiar los techos, canales,
canaletas y terrazas para evitar inundaciones en las viviendas.
 Revisar los cables de luz que estén expuestos a la intemperie y
recubrirlos de ser necesario. El sol daña a determinado tiempo el
plástico aislante de los cables eléctricos y las lluvias humedecen los
cables, esto puede provocar el contacto entre los polos contrarios y
generar cortos-circuitos.

 Instalar rejillas en las coladeras para evitar que cuerpos grandes tapen
el sistema.

 No arrojar basura o escombros a la corriente de agua, a las vías, lotes
y predios baldíos.

 Prevenga descargas eléctricas que puedan dañar los aparatos. En caso
de que haya tormenta eléctrica o lluvias con mucho viento,
desconecte la energía de toda la casa. Es común que por la fuerza
de las descargas los fusibles no interrumpan el voltaje. En época de
lluvias es recomendable que tenga a la mano fusibles, velas, cerillos
o lámparas de mano con pilas, radios, etc. Todo esto debe estar en
un lugar visible en caso de cortes de energía.

 Organizar campañas de limpieza de bocatomas para que las lluvias no
afecten los acueductos veredales y municipales.

 No desviar ni taponar caños o desagües, y evitar el que el lecho de
ríos y canales se llene de sedimentos, troncos, materiales vegetales,
basuras o escombros.

 Podar los árboles.

 Mantener la vigilancia sobre zonas de ladera, ríos y quebradas.

 Informar oportunamente a las autoridades locales de gestión del
riesgo sobre cambios en las zonas de ladera o en los niveles de los
ríos (aumento o disminución).

 No organizar o asistir a paseos de olla o actividades deportivas o
recreativas en ríos o quebradas.