4 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Le cayó la roya al partido conservador

24 de agosto de 2017
24 de agosto de 2017

Política con pimienta

hernan andrade
Hernán Andrade

Tienen razón los contertulios de la Plaza de Bolívar. Al Partido Conservador le cayó la roya, la otrora plaga que asoló la economía cafetera. Su actual Presidente, Hernán Andrade, a quien lo vimos hace poco en Manizales muy sonriente y simpático en el homenaje que le hicieron sus amigos a Omar Yepes Alzate con ocasión de sus ochenta años de vida, se encuentra de nuevo bajo la lupa de la justicia y en declaraciones radiales del día de ayer Andrés Pastrana se negó a liderar su colectividad. Así respondió a una sorpresiva carta de la Dirección Nacional, en la que le pedían asumir la jefatura de los azules, después de que el mismo Andrade hace pocos días había recriminado a Pastrana por sus desobligantes frases contra el Directorio y los parlamentarios de su partido. Pues ayer Pastrana les repitió la dosis y expresó textualmente que «hoy lo que tenemos es un partido absolutamente corrupto liderado por el presidente del Congreso, el senador Efraín Cepeda, comprado con la mermelada». Marta Lucía Ramírez, quien tiene pelea casada con el Directorio, en la práctica estuvo de acuerdo con la opinión de Andrés Pastrana y expresó que la lucha por su candidatura estará enmarcada dentro de la coalición impulsada por los expresidentes Pastrana y Uribe. Luis Alfredo Ramos, opción presidencial, aparece de nuevo en líos judiciales. El ex procurador Ordóñez se fue de su partido e inscribirá su candidatura por firmas y con el respaldo de los católicos y los cristianos. De hecho escogió como su fórmula vicepresidencial a un pastor costeño, quien lo creyera. Otro que quería ser candidato conservador, el ex magistrado Francisco Ricaurte, ya sabemos de sus fechorías con la justicia. Y la noche que llega. Se rumora que Andrade se hará a un lado mientras enfrenta sus nuevos enredos. Y que será llamado a la Jefatura única, Carlos Holguín Sardi. Y se rumora también que en medio de esta escasez de candidatos , aparecerá la candidatura presidencial del ex ministro Rubén Darío Lizarralde. Mas oscuro el panorama para los hermanos azulejos no lo puede estar. La división es un hecho y va para largo, creemos nosotros.

Perdieron puntos Gustavo Petro y Juan Carlos Pinzón

Gustavo Petro. Crédito: La Républica

Está jugosa la actualidad política. Ayer 23 de agosto hubo como una especie de tsunami, porque no solo decisiones judiciales sacan a personajes que ostentan poder político del juego y quizás de sus partidos, o por lo menos los suspenden, sino que el Partido Conservador fue acusado por su jefe Pastrana de enmermelado y corrupto. Y en un debate público patrocinado por la W de Julio Sánchez y bajo la moderación de Vicky Dávila, seis candidatos a la Presidencia se mostraron los colmillos y hicieron ostensibles sus diferencias y discrepancias. Entonces vamos por partes.
La audiencia radial entre las doce del día y cerca de las tres de la tarde estuvo pendiente del foro que programó Vicky Dávila en uno de los hoteles del norte de Bogotá, con la participación de seis candidatos a la Presidencia de la República. Se sentaron de izquierda a derecha Gustavo Petro, Humberto de la Calle, Juan Carlos Pinzón, Marta Lucía Ramírez, Claudia López e Iván Duque, con Vicky Dávila al centro, a quien se le vió muy bonita, todo hay que decirlo. El tema central fue el origen de la polarización política, pero se tocaron otros como los económicos, Venezuela, tributarios etc. Y la primera conclusión a la que llegaron es la de que es inevitable la polarización y las discrepancias, pero que al menos se deben buscar concordancias en temas fundamentales, «un acuerdo sobre lo fundamental», como lo propuso en su momento Alvaro Gómez Hurtado, líder conservador, que fue citado por Petro, De la Calle y Marta Lucía, en una especie de reivindicación de sus prédicas. La candidata Marta Lucía Ramírez al final dejó sobre la mesa un documento que según ella sería una especie de acuerdo, pero cuyo texto desconocemos. En cuanto a lo central, solo Petro se atrevió a decir con nombre propio a quien le atribuye el origen de la polarización: a Alvaro Uribe Vélez. A lo anterior ripostó el candidato del Centro Democrático Iván Duque, quien le recordó a Petro sus antecedentes guerrilleros y le increpó que como Alcalde de Bogotá promovió el odio de clases. Otros panelistas expresaron que el origen fue el desconocimiento de los resultados del plebiscito, antes que el distanciamiento de Uribe y Santos y otros que el odio y los ataques personales por los partidarios de uno y otro. De la Calle manifestó que hay que superar el síndrome de la disputa entre Santos y Uribe como causa de todos los males y agregó que mientras se ataque las personas con odio y mentiras y no los argumentos es inevitable la polarización. Como esta no es una reseña puntual sobre lo de la Doble W, solo nos queda invitar a quienes no oyeron ni vieron el debate que lo busquen y se enteren porque solo sopesando los criterios de los candidatos se puede llegar a una acertada decisión electoral. Y un apunte final. Nos fuimos a la Plaza de Bolívar de Manizales a indagar como habían visto a los candidatos y la mayoría de los contertulios estuvo de acuerdo en que perdieron puntos Gustavo Petro y Juan Carlos Pinzón y que los demás estuvieron en una equitativa medianía, pero ganándoles por un pelín Humberto de la Calle Lombana.

Boom literario

Los pueblos tienen épocas opacas y otras  de inmensa tensión intelectual.Cuando nada se produce, parecen muertos. Cuando hay  poesía, ensayos y novelística, los pueblos se crecen y toman alcurnia en la region. Hay dos municipios  creativos en el  mundo de las letras. Uno es Manzanares y el otro Aranzazu. Ambos están en cosecha. En cuanto al segundo, vemos que a diario aparecen libros obviamente de valor diverso. Los hermanos Zuluaga, Ruben Darío López, y muchos otros, sorprenden por su productividad y calidad. En septiembre y octubre en Aranzazu serán lanzados dos libros. Uno, ”San Rafael de los Vientos” de José Miguel Alzate y  otro, “Oda a la Alegría” de César Montoya Ocampo. No es necesario hacer elogios de ambos escritores.  Felicitaciones Aranzazu.