6 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La Voz de Antioquia

8 de agosto de 2017
Por Rodrigo Pareja
Por Rodrigo Pareja
8 de agosto de 2017

Por Rodrigo Pareja

No es, ni mucho menos,  la heráldica de  algún connotado dirigente político,  cívico, religioso o empresarial,  que entre otras cosas no lo hay en estos momentos de decadencia en casi todos los aspectos  que tienen que ver con el devenir de  la comunidad.

Se trata de otra, ella sí, emblemática y añorada con nostalgia, por haber hecho  parte fundamental de  la historia de la radio en su mejor  época, no solo en este departamento sino en Colombia: La Voz de Antioquia, una emisora como pocas ha habido en esta nación.

Hay que celebrar en consecuencia,  el regreso al dial de este nombre cenital en la radio colombiana, surgido en la década de los cuarenta y convertido, pocos años después, en el eslabón principal de la cadena Caracol, junto con emisoras Nuevo Mundo, de Bogotá, y la Voz del Río Cauca, de Cali.

La Voz de Antioquia vuelve a  partir del 11 de agosto a los radios y el oído de los colombianos con toda  la grandeza que encierra su nombre, y sobre todo  con la respetabilidad que él impone y representa, en esta época en la que gran parte de  la radio se ha convertido en una inaudible vergüenza.

Esto último,  sobre todo en el segmento del FM, donde a diario la lucha por la sintonía está basada en  el chiste flojo, procaz, de doble sentido, a la burla y  el insulto, ante  la pasividad cómplice de un mal denominado Ministerio de Comunicaciones, muy dedicado eso sí a la parte tecnológica pero ausente por completo a  la inmensa tarea que le corresponde de  fomentar  la cultura y el entretenimiento amable y respetuoso.

En contraste con lo que hoy es  detestable en buena parte del dial, vale la pena evocar esos años en que la radio  colombiana, encabezada por la que se generaba en este departamento, hacía parte de su época de oro y alcanzaba los máximos créditos y reconocimientos en todo el continente.

Si  bien es cierto que en la actualidad la radio que se hace está a  la altura de  las mejores en materia noticiosa, en otros campos como el entretenimiento,  la cultura y la sana diversión ostenta mínima calificación.

Recordar nombres gloriosos  como los de Rodrigo Correa Palacio, Jaime y Otto Trespalacios, Baltazar  Botero, Pablo Emilio Becerra, Carmen Riera, Lola Ramírez, Pastor Londoño, Gerardo Moscoso y Gustavo Giraldo Cardona,  para mencionar algunos, es consuelo grato al  comparar esas figuras con el grito, la vulgaridad y patanería del momento.

Volviendo al hecho que nos ocupa,  la reaparición de la histórica y respetable Voz de Antioquia, que volverá  a escucharse de nuevo desde el  próximo viernes en los 1.080 del a.m., ahora marca registrada de  la Cadena Radial Júpiter, es algo  que tiene que recibirse como un bálsamo en el doloroso espectro radial  soportado  por los  antioqueños y  colombianos en general.

Ese día, 11 de agosto,  se cumple otro aniversario de  la independencia de Antioquia, y ojala el coincidencial hecho sirva para que el sufrido oyente que merece respeto, se independice también de  la coyunda vulgar a la que está sometido en la actualidad por buena parte de  la radio local.

En buena hora, pues, reaparece  la  vieja y gloriosa Voz de Antioquia, cargada de tradición, de grandes ejecutorias  y de buenos recuerdos.

TWITERCITO: Si se justificará tanta inversión y tanta tecnología en la radio para preguntar, con ridícula solemnidad, cómo está  el cielo en Pekin ?

Nota: El autor es concesionario actual de La Voz de  la Nostalgia y  lo será de  La Voz de Antioquia