4 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Como para salir corriendo

4 de agosto de 2017
Por Clara Inés Chaves Romero
Por Clara Inés Chaves Romero
4 de agosto de 2017

Por: Clara Inés Chaves Romero (*)

Si bien es cierto que la democracia va de la mano de la libertad, la tolerancia y el respeto por las distintas maneras de pensar, hay cosas que rayan en lo absurdo, como las declaraciones que dieron ayer (para cuando escribo esta columna) en la radio W, Iván Márquez, Gustavo Petro y Jorge Enrique Robledo, al afirmar que “quieren ser como Venezuela… porque el chavismo es un ejemplo a seguir”.

Estas palabras en boca de Iván Márquez hacen que aquellos que le temen al proceso de paz y a sus bondades, tengan justificaciones de sobra para creer que este proceso que tiene ventajas para el país, sea el eslabón perdido para la difusión del castro-chavismo en Colombia.

De ahí la importancia para todos los colombianos de votar a conciencia, y saber  escoger sin odios ni apasionamientos el que sería el próximo presidente del país y los demás funcionarios de elección popular como son los senadores, representantes a la cámara, gobernadores, diputados, alcaldes, concejales, y ediles.

No podemos seguir vendiendo el país, dando el voto a cambio de un desayuno o de prebendas políticas, y siendo cómplices de cínicos que pretenden con sus mentiras, o con incendiarias ideologías sectarias de derecha o de izquierda, destruir a Colombia.

Sería catastrófico que por estar los diferentes partidos trenzados en sus componendas políticas, resulten divididos, y por esta división se llegue al triunfo de Gustavo Petro, pues así fue como llegó a la Alcaldía de Bogotá, y ya vimos los habitantes de la ciudad la pésima calidad de su gestión, que lo único que hizo fue dividir a los bogotanos, creando resentimiento social, y aumentando la criminalidad y la inseguridad, como ocurrió en uno de sus casos patéticos, con todo lo sucedido en el Bronx y la cantidad de situaciones delictivas y horrorosas que allí se vivieron.

Según noticias de prensa, él solo se destacó por utilizar el erario público para defenderse de quienes con justa razón pedían su revocatoria. Su alcaldía y el mandato anterior a ella fueron las más funestas que ha tenido la capital del país.

El cinismo de Petro, del senador Robledo y de Iván Márquez no tienen límite, pues si el ejemplo a seguir es el modelo político económico de Chaves y Maduro, lo único que nos tocará hacer será salir corriendo del país.

Es increíble que el modelo a seguir sea la violación de los derechos humanos, la dictadura, la represión, la violencia, el miedo y el atraso. ¿Es que aún en alguna mente pensante y sensata cabe la idea de que a ellos se les pueda llamar demócratas?.

Todas las ideologías son respetables y bienvenidas siempre y cuando se fortalezca la democracia y se respeten los derechos humanos y las instituciones.

Entendimos con los acuerdos de paz que  las FARC seguirían con su ideología comunista y en ese orden de ideas crearán un partido político lo cual es respetable en una democracia, y sobre el particular no hay discusión; pero que de ahí que a Iván Márquez, y a Petro les guste lo que está pasando en Venezuela, es verdaderamente lamentable, más aún cuando la comunidad internacional está protestando por la masacre que el Gobierno de Maduro está generando, y por las violaciones a la libre expresión y a los derechos fundamentales de los venezolanos.

En buena hora, se destaparon completamente para que los colombianos sepamos qué nos espera con esta clase de políticos, si es que se les puede llamar así, pues no entienden cuál es el verdadero sentido de la política ni mucho menos cuál es el arte de gobernar.

Que Dios nos libre de Petro, Márquez, y Robledo, así como del castro-chavismo a lo venezolano.

 

(*) Ex Diplomática