27 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¿Cómo llegaron las FARC-EP a ser partido político?

27 de agosto de 2017
27 de agosto de 2017
El Presidente Juan Manuel Santos agradeció a la fuerza pública su apoyo en el histórico evento de cierre del último contenedor con armamento de las Farc que sale de las zonas veredales.

Más de medio siglo de lucha armada, varios intentos de negociación y un exitoso proceso de paz que llevó a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) a dejar su armamento, precedieron el congreso de este domingo, en el que nacerá un nuevo partido político.

La nueva agrupación, que prevé llamarse Fuerzas Alternativas Revolucionarias de Colombia, pasó una larga travesía de lucha armada que estalló en 1948 con el asesinato del candidato presidencial Jorge Gaitán y se prolongó hasta bien entrados los años sesenta.

Los primeros intentos de acabar con la guerra en una mesa de negociaciones datan de la década de 1980. El pionero fue el presidente Julio César Turbay, quien creó una comisión de paz liderada por su antecesor Carlos Lleras Restrepo, pero fracasó prácticamente antes de comenzar su andadura porque ni siquiera pudo contactar con las FARC-EP.

El primer proceso de paz exitoso llega de la mano de Belisario Betancur (1982-1986), quien desde su llegada a la Casa de Nariño se propuso buscar una solución política a la lucha de todas las guerrillas colombianas.

César Gaviria y Andrés Pastrana insistieron en la necesidad de cesar el conflicto, sin embargo, Colombia tuvo que esperar hasta 2012 cuando el Gobierno presidido por Juan Manuel Santos inicia un diálogo con las FARC-EP en La Habana, con varios países como garantes y acompañantes del proceso.

Durante el segundo mandato de Santos, se firma el Acuerdo de Paz, que luego fue rechazado mediante un plebiscito y finalmente el Congreso aprobó el «blindaje» del pacto para acabar con las hostilidades entre ambas partes.

El 15 de agosto se cerró el último contenedor con armamento que dejaron los excombatientes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo. Unas 8.112 armas, 1,3 millones de cartuchos, 510 caletas y 22 toneladas de material inestable fueron destruidos.

Ahora, el Congreso Constitutivo que culminará el próximo 1° de septiembre dejará abierta la puerta para que nazca un grupo político que participe en el juego democrático en Colombia.

Telesur