¿Misión imposible?

Por Esteban Jaramillo Osorio.

Suena Maturana. Es candidato. Despedido Lisi tras sus desatinos, y a poco de terminar el interinato de la dupla Duque-Henao, se habla del odontólogo como Dt del Once Caldas, con la aprobación de los aficionados. No es rumor sin fundamento. Lo confirmó el propio entrenador, antes de viajar a Paraguay donde  asiste, esta semana, a un curso de fútbol como expositor en la Conmebol.

Maturana es la idea que da vueltas en las mentes de directivos y asesores. “Es una posibilidad que progresa, más como un pretexto para estructurar un proyecto serio, que incluya el club en todos sus aspectos” afirmó, sin anunciar, que existe un acuerdo.

“Solo conversaciones”, dijo.

Maturana es uno de los pocos románticos que quedan en el fútbol, siempre idóneo por su credo, el que respeta estética y pelota, para el paladar Manizaleño. Es serio, esta actualizado, es un maestro que trasmite confianza y tiene carácter, con  pasado en el equipo. A tres años de empezar en el Once Caldas(hace 31) ya era campeón de la copa Libertadores con Nacional.

Contratar a Maturana no es “misión imposible” pero cerrar el acuerdo  tiene complicaciones. Su idea, porque me lo dijo, es andar un camino seguro, con apoyo irrestricto a su proyecto.

Su actividad pública al pie de la pelota, siempre ha estado bajo riguroso escrutinio, acostumbrado a no crear indiferencia. Es gestor, pensador, director y estratega. Actualmente dicta conferencias por el mundo, acatado y reconocido.

La llegada de Maturana al Once Caldas  es un sueño  que equivale a la cuota inicial de un objetivo… El sueño, a la vez, de muchos clubes. Pero no se puede dar como un hecho confirmado porque largo es el camino, antes de su firma. Es hoy un candidato, como otros 50 con “flamantes” hojas de vida, no todos idóneos; pero su nombre, sin duda, marca  grandes diferencias. Es el único de aquellos que pasaron por el club, respaldado por el pueblo en su regreso.