FONTUR 2016
Falleció el comandante de la Armada Nacional

Bogotá, 19 de mayo (RAM). El oficial falleció por un paro cardiorespiratorio. El ministro de Defensa lamentó el fallecimiento a nombre de todas las Fuerzas Militares.

El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, confirmó el fallecimiento del almirante Leonardo Santamaría, actual comandante de la Armada Nacional.

“Lamento profundamente la muerte del almirante Leonardo Santamaría, comandante de la Armada Colombia. A su familia toda mi solidaridad”, dijo el ministro de Defensa, en su cuenta de Twitter.

El comandante de las Fuerzas Militares, general Juan Pablo Rodríguez, confirmó que el oficial falleció debido a un paro cardiorespirartorio, por el que fue atendido en la Fundación Santafe.

El almirante Santamaría nació en Barranquilla e ingresó a la Escuela Naval de Cadetes ‘Almirante Padilla’ en 1977. Desde el 16 de octubre del 2015 era comandante de la Armada Nacional.

Desde Washington, el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, indicó que “es con gran pesar que he recibido esa noticia. Me he comunicado con su esposa y sus hijos. Fue un gran compañero, ha sido un hombre que ha transformado para las nuevas necesidades de Colombia a la Armada”.

Agregó que “fue un hombre eficaz contra el narcotráfico. Tenía un liderazgo indiscutible sobre su fuerza. A nombre de medio millón de hombres y mujeres enviamos el pésame a su familia”.

Por su parte, el comando del Ejército Nacional calificó al almirante como un “hombre honorable, íntegro, destacándose siempre por su profesionalismo y amor a su nación”.

A través de las redes sociales, se expresaron mensajes de pesar por el insuceso y de solidaridad con la familia del almirante y con la Armada Nacional que perdió a un brillante conductor.

-Lamento profundamente la muerte del almirante Leonardo Santamaría, Cdte @armadacolombia. A su familia toda mi solidaridad”, trinó el ministro de Defensa Luis Carlos Villegas.

Luego en declaraciones desde Washington, Villegas destacó las cualidades personales y profesionales del Almirante.

“Fue un hombre que transformó, para las nuevas necesidades de Colombia, a la Armada Nacional, fue un hombre eficaz en la lucha contra el crimen, especialmente contra el narcotráfico. Fue una persona que tuvo la capacidad de planear, de hacer operaciones conjuntas y coordinadas, con un liderazgo indiscutible sobre su Fuerza, que iba desde las misiones científicas a la Antártida, hasta las operaciones fluviales en nuestros principales ríos y en las fronteras”, resaltó el Ministro.

Villegas señaló además que “a nombre de medio millón de hombres y mujeres de nuestras Fuerzas Armadas va el sentido pésame a su viuda, Elisa, sus hijos, a su familia y también a todos los hombres y mujeres de la Armada Nacional que tuvieron en el almirante Santamaría un líder verdaderamente inolvidable”.

El ministro Villegas informó que las honras fúnebres del almirante Leonardo Santamaría se realizarán este fin de semana en Bogotá en el marco de la mayor solemnidad del Estado.

El ministro del Interior, Juan Fernando Cristo:

-Lamento el fallecimiento del comandante de @armadacolombia Leonardo Santamaría. Condolencias a su familia, compañeros y amigos.

Mindefensa lamenta la muerte 

Como un “gran compañero en este sector Defensa durante los dos años en que yo he ejercido el Ministerio” calificó hoy Luis Carlos Villegas, ministro de Defensa Nacional, al almirante Leonardo Santamaría Gaitán, comandante de la Armada Nacional, al conocer la noticia de su muerte este viernes en Bogotá.

“Fue un hombre que transformó, para las nuevas necesidades de Colombia, a la Armada Nacional, fue un hombre eficaz en la lucha contra el crimen, especialmente contra el narcotráfico. Fue una persona que tuvo la capacidad de planear, de hacer operaciones conjuntas y coordinadas, con un liderazgo indiscutible sobre su Fuerza, que iba desde las misiones científicas a la Antártida, hasta las operaciones fluviales en nuestros principales ríos y en las fronteras”, resaltó el Ministro.

Villegas señaló además que “a nombre de medio millón de hombres y mujeres de nuestras Fuerzas Armadas va el sentido pésame a su viuda, Elisa, sus hijos, a su familia y también a todos los hombres y mujeres de la Armada Nacional que tuvieron en el almirante Santamaría un líder verdaderamente inolvidable”.

El ministro Villegas informó durante la visita oficial que realiza el Gobierno colombiano en Washington (EE.UU.), que las honras fúnebres del almirante Leonardo Santamaría se realizarán este fin de semana en Bogotá en el marco de la mayor solemnidad del Estado.

El presidente Santos

El Presidente de la República, Juan Manuel Santos, deploró este viernes el fallecimiento del almirante Leonardo Santamaría Gaitán, Comandante de la Armada Nacional.

“Con profunda tristeza lamentamos fallecimiento de comandante de @armadacolombia Leonardo Santamaría. Condolencias a su familia y a la Armada”, expresó el Jefe del Estado desde Washington, donde cumple una visita.

“Lamentamos profundamente el fallecimiento de nuestro Comandante, señor almirante Leonardo Santamaría Gaitán, solidaridad a su familia”, señaló por su parte la Armada en su cuenta de Twitter.

El almirante Santamaría, natural de Barranquilla, ingresó en 1977 a la Escuela Naval de Cadetes Almirante Padilla, donde se graduó como teniente de corbeta en 1981.

Era profesional en Ingeniería Naval con orientación Electrónica y Ciencias de la Administración, de la misma Escuela Naval.

Cursó estudios de Estado Mayor en la Academia de Guerra Naval de la Armada de Chile y en la Escuela Superior de Guerra en Colombia, donde obtuvo la maestría en Seguridad y Defensa Nacionales.

Durante su carrera se desempeñó como Jefe de Operaciones Navales, Comandante de la Fuerza Naval del Caribe, Director General Marítimo, Jefe del Departamento de Operaciones de la Fuerza Naval del Caribe, Comandante de la Fragata ARC Caldas, Comandante del Comando Específico de San Andrés y Providencia, Jefe del Departamento de Operaciones Navales de la Escuela Superior de Guerra, Agregado Naval ante el Reino Unido y Representante Permanente de Colombia ante la Organización Marítima Internacional (OMI), Jefe del Departamento Armada de la Escuela Superior de Guerra y Ayudante Privado del Comando Armada.

En julio de 2015 fue nombrado Comandante de la Armada y en octubre del mismo año ascendido al grado de almirante.

El Almirante Santamaría, nació en la ciudad de Barranquilla, Atlántico, e ingresó a la Escuela Naval de Cadetes “Almirante Padilla” en 1977, graduándose como Teniente de Corbeta el primero de junio de 1981. En la actualidad, es el Comandante de la Armada Nacional y ostenta el grado de Almirante, conferido mediante Decreto 2017 del 16 de Octubre de 2015.

Su especialidad es de Superficie, profesional en Ingeniería Naval con orientación Electrónica y Ciencias de la Administración, títulos otorgados por la Escuela Naval de Cadetes “Almirante Padilla”. Realizó el Curso de Estado Mayor en la Academia de Guerra Naval de la Armada de Chile y es diplomado en Estado Mayor de la Escuela Superior de Guerra de las Fuerzas Militares. Adelantó una Maestría en Seguridad y Defensa Nacionales, y Especialización en Estado Mayor en la Escuela Superior de Guerra.

Durante su carrera se ha desempeñado como Jefe de Operaciones Navales, Comandante de la Fuerza Naval del Caribe, Director General Marítimo, Jefe del Departamento de Operaciones de la Fuerza Naval del Caribe, Comandante de la Fragata ARC “Caldas”, Comandante del Comando Específico de San Andrés y Providencia, Jefe del Departamento de Operaciones Navales de la Escuela Superior de Guerra, Agregado Naval ante el Reino Unido y Representante Permanente de Colombia ante la Organización Marítima Internacional (OMI), Jefe del Departamento Armada de la Escuela Superior de Guerra y Ayudante Privado del Comando Armada.

Le han sido otorgadas las siguientes condecoraciones: Orden al Mérito Militar “Antonio Nariño” en el grado Comendador y Oficial, Orden al Mérito Naval “Almirante Padilla” en el grado Comendador y Oficial, Orden Cruz de la Fuerza Aérea al “Mérito Aeronáutico” en el grado Comendador, Medalla al Mérito Naval de Chile, Medalla de Servicios Distinguidos a la Armada Nacional, Medalla de Servicios Distinguidos a la Fuerza de Superficie, la Medalla Militar “Francisco José de Caldas” al Esfuerzo y Consagración, la Medalla Militar “Escuela Superior de Guerra”, Orden del Mérito Militar “José María Córdova” y la Medalla Cruz al Mérito del Departamento Administrativo de Seguridad. Internacionalmente ha representado al país ante la Organización Hidrográfica Internacional (OHI) y la Comisión de Viña del Mar, desempeñándose además como representante y miembro de la Organización Marítima Internacional (OMI), del Comité Andino de Autoridades de Transporte Acuático (CAATA) y de la Red Operativa de Cooperación Regional entre las Autoridades Marítimas (ROCRAM).

EJE 21, WIKIPEDIA

Noticia en desarrollo…

  • Israel_3

    Hay dos muertos: los muertos espirituales, que son quienes todavía tienen vida física, pero se guían por su necia y propia sabiduría, o los idolatras que se dejan manipular por los mercaderes de la fe que se autodenominaron representantes de Dios en la tierra. Los otros muertos son quienes ya no tienen hálito de vida, y, por ende, perdieron toda oportunidad de ponerse a cuentas con Dios. Los primeros, los muertos espirituales, son quienes, con tanto rito, alharaca, engañando y engañándose, les rinden homenajes a los muertos físicos, les rezan, les desean paz en su tumba, los visitan, los nombran héroes, guerreros y les ponen velitas, les rebuscan “legados”, y hacen toda suerte de shows y homenajes inanes y blasfemos.

    Lucas 9:59-60 ” Y dijo a otro: Sígueme. El le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre. Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú ve, y anuncia el reino de Dios.”

    A los muertos que si hay que visitar es a los espirituales, a los ingenuos engañados, seguidores de los mercaderes de la fe de todas las sectas que se autodenominaron representantes de Dios en la tierra, y solo son ciegos con lazarillos ciegos que los llevarán al infierno, engañados creyendo que los curas perdonan pecados, que la hostia es santa, que el purgatorio existe, o que la blasfema oración de fe de los evangelocos sirve para algo.

    A esos muertos idolatras hay que decirles que dejen la idolatría de confiar en esos vendedores de palomas, que tengan fe en la palabra de Dios, que tengan temor de Dios, de no entenderla, y que, mientras tengan algún hálito de vida, busquen el juicio de Dios para que los guie al arrepentimiento de sus pecados, pues solo teniendo vida física se tiene la oportunidad de buscar ser digno del reino de los cielos.

    Cuando alguien muere solo tiene dos destinos posibles: el seno de Abraham, si teniendo vida física fue sanado por que buscó el juicio de Dios; o el infierno, si murió sin ponerse a cuentas con Dios, el purgatorio es un invento de la secta católica:

    Lucas 16:19-31 “Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez. Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquél, lleno de llagas, y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas. Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama. Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado. Además de todo esto, una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá. Entonces le dijo: Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento. Y Abraham le dijo: A Moisés y a los profetas tienen; óiganlos. El entonces dijo: No, padre Abraham; pero si alguno fuere a ellos de entre los muertos, se arrepentirán. Mas Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos.”