“Cámbulos y gualandayes”

Por Óscar Botero Franco (*) 

plumaEl reconocido investigador musical, Jaime Rico Salazar, afirma en su libro “La Canción Colombiana” (Editorial Norma 2004, pág.542) y refiriéndose al tenor bogotano Lucho García, fallecido recientemente en Ciudad de México, que “Pero Lucho hizo otro aporte muy bello a la canción colombiana: la música del bambuco ‘Cámbulos y gualandayes’ (letra de Carlos del Valle) que fuera tan popular en las voces de Garzón y Collazos”. Transcurrieron los años y parece que nadie prestó atención a esta información. Pero con motivo de la muerte del cantante, el señor Rico Salazar produjo una comunicación, reiterando lo afirmado en su libro.

Yo no quedé muy convencido con este dato y me di a la tarea de iniciar una investigación para conocer los orígenes de este bambuco. Busqué un larga duración de Garzón y Collazos (LP130-Sello Vergara) y allí citaban a Carlos del Valle y Lucio García Escamilla como autor y compositor respectivamente. Con estos datos, logré establecer lo siguiente:

Carlos del Valle MacCausland, de origen barranquillero, abogado e intelectual muy prestigioso, estuvo por Fusagasugá en la década de los 40’s y allí afianzó su amistad con uno los hombres más ilustres de esta población, el señor Lucio García Escamilla, ingeniero civil hidráulico y músico de gran valía. En 1947, este extraordinario dueto de personajes concibieron a “Cámbulos y gualandayes”, que según Jorge Mora Caldas en su libro “Memorias y Epistolario-Tomo 1, fue la canción precursora del Frente Nacional y que hoy es considerado como el himno de Pandi (Cundinamarca). Sobre el bambuco “Cámbulos y gualandayes”, Amalia, hija del abogado del Valle, dice que “…fue una clara alusión al clima de concordia que trajo al país el gobierno de Enrique Olaya Herrera…” (El Tiempo).

Del abogado y poeta Carlos del Valle es poca la información que se conoce, pero no queda duda de que es el padre de la letra de esta canción y  que se conoció con Lucio por allá en la década del 30, cuando del Valle asistía al Senado en representación del departamento de Nariño. Pero del  ingeniero García Escamilla, que hizo la música de ese bambuco inmortalizado por Darío Garzón y Eduardo Collazos, si disponemos de más información.

Lucio García Escamilla nació en Fusagasugá en 1898 y murió el 15 de febrero de 1996 (periódico El Tiempo), contrajo matrimonio con la señora Leonor Archila Montejo, de cuya unión nacieron Rafael, Leonor y Guillermo. Era egresado de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Colombia. En 1922 recibió el premio “Manuel Ponce de León” que era concedido por la Sociedad Colombiana de Ingenieros. Se desempeñó como Secretario de Obras Públicas de Cundinamarca, Director del Acueducto de Bogotá, Gerente Interventor del Ferrocarril de Cundinamarca y Alcalde de Fusagasugá, período iniciado el 17 de noviembre de 1968.

García Escamilla era hijo de la señora Leonilde Escamilla, matrona a la que el maestro Pedro Morales Pino le dedicó su pasillo “Leonilde” (1889).

No sobra anotar que Garzón y Collazos hicieron una grabación del tema en cuestión, en el estudio de la Radiodifusora Nacional el 23 de febrero de 1949, el cual se encuentra en la Fonoteca de Señal Memoria.

Creemos que así queda resuelta la duda y podemos afirmar que Luis Ernesto García Rozo (o Rosso), conocido artísticamente como Lucho García en Colombia o Ernesto Garcel en México, no tuvo nada que ver con el tema “Cámbulos y gualandayes”. Espero que esta nota deje satisfecho al amigo Edgar Hozzman y a otras personas que no compartían lo escrito por don Jaime Rico Salazar, persona que admiramos por su invaluable aporte a la investigación musical, aunque tenga algunos pequeños desaciertos en sus escritos. ¡No somos infalibles!

(*) Periodista e investigador musical

Medellín, mayo 18 de 2017