FONTUR 2016
¿Tu trabajo está arruinando tu vida? 3 posibilidades y soluciones

Edith Gómez

El ideal ritmo de vida se asemeja increíblemente a lo que representa el signo de Libra: una balanza que debe ser mantenida en equilibrio para que todo sea justo y adecuado.

En muchos casos esto no sucede, no es posible que se dé tal como es debido ni cerca de eso, esta, por lo general es una de las razones por la que las personas bajan enormemente su rendimiento o la toman como una de las señales que indican que debe renunciar cuanto antes.

Para determinar si esto es lo que debes hacer o si la culpa de lo que está pasando con tu tiempo, independencia y demás cosas, han llegado a tal solo y solo por tu culpa, hemos preparado estos perfiles para permitirte autoanalizarte:

  1. “La hormiga obrera”

Esto es algo muy común en muchas partes y sobre todo, en cierto tipo de personas que han optado de alguna forma ser este tipo de empleado o trabajador.

Esto no solo ocurre por culpa de las personas en general y en eso debemos ser justos, pero es necesario que en los tiempos que corren actualmente, en los que es posible aprender a hacer una gran cantidad de cosas desde un dispositivo con acceso a Internet sin tener que pagar, eso es un gran error.

Para identificar con más facilidad tu situación o tu caso, sabes que te está sucediendo cuando:

  • Tus sustentabilidad completa depende de ese empleo.
  • No tienes más oportunidades laborales.
  • Tienes una formación pobre o escaza.
  • Estás limitado de alguna manera para trasladarte a otro lugar más próspero.
  • No cuentas con apoyos sindicales o del mismo consejo laboral.

En estos momentos, si tienes al menos dos de estas, te digo muy francamente, empieza por preocuparte de ello, pues en estos casos dependes de una forma muy peligrosa de tu trabajo, lo cual puede dañarte de una forma que quizá nunca has pensado detenidamente.

Es posible “contrarrestar” si se quiere decir de esa forma. Para ello necesitaremos tener una buena cabeza para las finanzas y tener en cuenta los siguientes puntos para hacer:

  • Empezar un plan de ahorros.
  • Estar al tanto de las últimas ofertas laborales y del campo en que radican.
  • Reformular tus competencias laborales.
  • Unirte a programas de capacitación en áreas de tu interés por Internet.
  • Aprender a hacer nuevas cosas o a reforzar habilidades útiles.
  • Plantéate la posibilidad de trabajar como independiente.
  • Mantén una red de contacto para hacer enlaces.

Salir de esta “zona de efecto” que te ralentiza y solo te hace dar pasos hacia atrás como persona.

Opta por estas posibles soluciones y trata de ponerlas en práctica a todas, centrarte en las dos que parezca más prometedoras para ti y de esa forma en algún momento podrás conseguir salir de ese problema.

  1. Empleado con síndrome de “odio mi trabajo”

Aunque muchos puedan decir a los cuatro vientos: “¡Yo seguro sufro de eso!” el tener un trabajo que no es exactamente lo que quieres, no cumple todos los requisitos.

De hecho, esto está basado más en un perfil que ha sido afectado por tantas posibilidad físicas, mentales, cognitivas, morales y psicológicas, que puede terminar por ofrecerles a quienes lo padecen una gran variedad de reacciones como sarpullido, alergias o rinitis, constantes y fuertes jaquecas, etc.

Está caracterizado mayormente por:

  • Depresiones en horas de trabajo.
  • Constante incomodidad lumbar.
  • Una gran presión sobre las cervicales superiores.

Es importante, para solucionarlo, decidir si puedes o no hacerlo, para buscar un nuevo empleo. Será mejor que tener que buscar un hospital o un psicólogo. Trata de analizarte a ti mismo para saber si lo que te afecta es únicamente depresión.

  1. El adicto al trabajo

Hay quizá una delgada línea entre ser lo que se conoce como una apasionado al trabajo y lo que es ser un adicto al mismo. Aunque a simple vista no pueda identificarse cual es cual y cómo puede afectar eso a una persona, debemos de tener claro, que sí afecta y mucho.

Una persona que siente una gran pasión por lo que hace y tiene una inquebrantable devoción por ello, es sin embargo, una persona que aún puede desligar su vida de su empleo para poder vivir lo primero sin tener que llegar a ser independiente de lo segundo.

Ahora bien, cuando hablamos de una persona con adicción laboral, es distinto básicamente porque, es una persona que busca excusas para mantenerse dentro de las oficinas o su área de trabajo para –muchas veces- huir de su vida o simplemente porque no tiene una.

Esto no es lo que lo hace malo de un todo, lo negativo dentro de este asunto, son las siguientes cuestiones:

  • Se vuelve más que una costumbre, el trabajo se convierte en sus vidas enteras, por lo que no disfrutan ni gozan en ningún momento.
  • Suelen ser personas que pierden el sentido de su vida con facilidad.
  • No hablan de nada que no sea trabajo.
  • Acostumbran llevar mucha carga y tensión, lo que los hace muy volátiles frente a problemas o discusiones.
  • Su filosofía de “vida laboral” los lleva más allá de solo quedarse en la oficina más tiempo del debido. Pueden hasta optar por jamás tomar vacaciones.
  • No acostumbran decir que no cuando se les pide ayuda para resolver una situación, lo que los priva de descansos y mucho más.

Es necesario para estas personas una sola cosa: descubrir que hay más vida fuera de su cubículo o compañía. Puede sonar desalentador para muchos el decirles que tanto trabajo tarde o temprano puede matarlos, pero es así.

Necesitas tomar tus pausas, descansar y dejar que tu cuerpo pueda reponerse para volver a dar el 100%. Luego entenderás que tienes una hermosa vida frente a ti y nos lo agradecerás luego.

Apoyamos tu proactividad pero sobre todo tu salud.