Quindío: entre el Valle y el Eje Cafetero.

Armando Rodríguez Jaramillo

El editorial del diario La Crónica del pasado 13 de abril, Quindío y el Pacífico, me trajo a la memoria el artículo que publiqué (15/03/2015) en Quindíopolis (http://bit.ly/2pwqAFC) intitulado El futuro del Quindío no está en el Eje Cafetero, donde expresé opiniones similares y del que cito el siguiente aparte:

“[…] la historia da cuenta de una rivalidad evidente entre departamentos hermanos (Caldas, Quindío y Risaralda) que no ha permitido que fructifique la integración. Así que unos son los denominadores comunes […] y otras las tensiones al interior del Eje Cafetero por el deseo de cada uno de tener lo que el otro tiene y mucho más, lo que ha llevado a que cabalguen como el Llanero Solitario con los proyectos guardados en las alforjas, en medio de una desconfianza necia que no ha permitido actuar de forma conjunta ni aprovechar las sinergias que los acercarían a un desarrollo integral”.

De ahí que sea oportuno recordar la reunión acaecida en la Cámara de Comercio de Cali en 1997 entre la dirigencia del Valle del Cauca y Quindío para sondear una posible integración. A ese encuentro acudieron gobernantes, congresistas, gremios y universidades con el fin de valorar alianzas y perfilar acciones relacionadas con asociaciones territoriales, desarrollos productivos, CT+i e intercambios culturales. Pero ese esfuerzo, que pudo rendir grandes réditos, se quedó sin combustible, nadie en la comarca lo lideró y poco a poco el entusiasmo dormitó.

Dos décadas después, el Valle del Cauca tiene un renovado dinamismo que lo lleva a retomar el liderazgo político y económico que tuvo en el occidente colombiano. Es un Valle resuelto a globalizar su economía y a aprovechar las oportunidades de la Alianza Pacífico. Es un Valle que piensa en la inversión internacional directa, creación de empresas y generación de empleo.

En cuanto al desarrollo productivo e internacionalización de su economía, este departamento, a diferencia de los del Eje Cafetero, le apuesta decididamente a la consolidación de nueve clústeres  para la exportación (Bioenergía, Macrosnacks, Belleza y Cuidado Personal, Proteína Blanca, Excelencia Clínica, Frutas Frescas, BPO, ITO & KPO, Logística y Metalmecánica y Automotor). Así mismo, trabaja intensamente para consolidar la mejor plataforma logística de transporte intermodal del país ampliando el aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón para que reciba 10 millones de pasajeros al año; mejorando la capacidad portuaria de Buenaventura mediante la expansión de su terminal de contenedores, profundización del canal de acceso y construcción del puerto de Aguadulce; y culminando el sistema de dobles calzadas que lo unen con Bogotá, Buenaventura y Ecuador.

Corolario: Al final somos nosotros quienes decidimos si nos atrevemos a buscar futuros diferentes a través de alianzas con departamentos como el Valle del Cauca o si tozudamente continuamos en nuestra zona de confort al interior de un Eje Cafetero receloso en espera de una mentada integración que en 50 años no ha funcionado.

quindiopolis.blogspot.com.co/

20 de abril de 2017