17 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

“No nos han ofrecido embajadas”: magistrada María Victoria Calle

6 de abril de 2017
6 de abril de 2017
Crédito: CaracolRadio.com.co

Bogotá, 06 de abril de 2017 (RAM) Este miércoles la magistrada María Victoria Calle, negó las afirmaciones hechas por el Fiscal General Néstor Humberto Martínez, acerca de que a su esposo el exconsejero de Estado, magistrado Gustavo Gómez Aranguren, le entregarían una embajada en el exterior.

Al respecto la magistrada señaló: “Debo precisar que en las últimas horas salió una información del fiscal general señalando que a mi esposo Gustavo Gómez Aranguren le habrían ofrecido una embajada. No sé cuál será la fuente del señor fiscal, pero no nos han ofrecido ni a él ni a mí una embajada”.

Y agregó que las declaraciones del representante de la Fiscalía General de la Nación: “no corresponden a la verdad”.

Hay que recordar que el Fiscal sostuvo durante un foro anticorrupción que la información la conoció en eventos sociales.

Martínez dijo: “En los cócteles se dice que la magistrada saliente que fue presiente de la Corte Constitucional recibiría en cuerpo ajeno una embajada. Por cuestiones éticas y de morales es absolutamente inaceptable. Eso es lo que no quiere ver la sociedad colombiana, lo que quiere ver es la independencia de poderes”.

Y agregó: “El presidente tiene abstenerse de hacer este ofrecimiento y el funcionario judicial está en el deber ético y moral de no aceptarlo, porque esos son los mensajes que ni la sociedad ni el poder judicial quieren ver. Esa cooptación entre poderes públicos a través del fenómeno de las canonjías, de los servicios, los favores, lo cual es repudiable”.

La magistrada María Victoria Calle dijo que existe una prohibición constitucional para ofrecer empleos o cargos a los magistrados de la Corte Constitucional en su período de ejercicio o en el año siguiente a su terminación.

E indicó que: “Un sano entendimiento de esa prohibición implica considerar que se entiende a sus conyugues o compañeros permanentes, y que la prohibición cobija tanto el ofrecimiento como la aceptación”.