FONTUR 2016
La decadencia de una época

Contraplano

Por Orlando Cadavid Correa

El título y los argumentos de esta columna acaban de salir del magín del reconocido investigador musical caldense Jaime Rico Salazar, autor de dos valiosísimos tratados de largo aliento, difíciles de igualar: Cien años de Boleros y La Canción Colombiana.

Jaime Rico: ¿Alguna vez el Gobernador se habrá leído un clásico de la literatura antioqueña? Por supuesto que lo dudo mucho y Maluma pues mucho menos”.

El Contraplano lo contactó en el marco de la candente polémica que desencadenó en el país la distinción que le concedió el gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, al cantante y compositor reguetonero Maluma, a quien el condecorador de La Alpujarra comparó impunemente con la inolvidable pintora Débora Arango, por sus actitudes contestatarias del siglo pasado. (Qué barbaridad).

El investigador Rico –oriundo de Anserma, La Abuela de Caldas—soltó de entrada esta parrafada:

“Da mucha tristeza tener que reconocer que los valores musicales que aprendimos de nuestros padres y abuelos estén en completa decadencia.  Tuvimos un bello pasado de bambucos, pasillos y boleros que tantos compositores ilustres nos pusieron a cantar hace unos años: Carlos Vieco, Arturo Alzate Giraldo, Eusebio Ochoa, Jaime R. Echavarría, Camilo García con letras hermosas de León Zafir, Roberto Muñoz Londoño, Santiago Vélez Escobar, y muchas, muchas más que se enredaron en las ventanas de tantas mujeres antioqueñas enamoradas por las voces de Obdulio y Julián, Espinosa y Bedoya, Posada y Calle, Gómez y Villegas, el Dueto de Antaño y tantos más”.

Y ahora dizque Maluma va para Miami a dictar cursos de reguetón. Que mal representados estamos con “nuestra” cultura.

A juicio del maestro Rico Salazar, “todo ese pasado no lo conoce el gobernador Pérez Gutiérrez que con su reducido cerebro tuvo la  genial inspiración de condecorar al cantante Maluma nada menos que con la Estrella de Antioquia, un cantante reguetonero de cualquier calidad, que ahora la pobre juventud actual, carente de cultura le  alaba la canción de la que él hace alarde, que es un monumento a la  indecencia, al mal gusto y dizque a la poesía urbana. Semejante vulgaridad de canción. ¿Alguna vez el Gobernador se habrá leído un clásico de la literatura antioqueña? Por supuesto que lo dudo mucho y Maluma pues mucho menos”.

No nos extrañemos pues, que el día de mañana Luis Pérez Gutiérrez condecore con la Estrella de Antioquia a Timochenko por los valiosos servicios que le ha hecho a la patria”.

Hay más tela de donde cortar en la andanada del experto  Rico al  repartidor de preseas: “El Gobernador paupérrimo de cultura, con el argumento de que “toda controversia es legítima dentro de la democracia” según sus propias palabras, condecoró al reguetonero por los importantes aportes culturales que le está haciendo a la juventud actual. Que horizontes tan miserables les esperan… Y ahora dizque Maluma va para Miami a dictar cursos de reguetón. Que mal representados estamos con “nuestra” cultura. Y el Gobernador feliz por el aporte inmenso que le hizo a la juventud colombiana. Por supuesto que Maluma no tiene la culpa… él se dejó condecorar.  No nos extrañemos pues, que el día de mañana Luis Pérez Gutiérrez condecore con la Estrella de Antioquia a Timochenko por los valiosos servicios que le ha hecho a la patria”.

La indignada reacción del historiador concluye en estos términos:  “Luis Pérez Gutiérrez  desconoce por completo  la presencia actual de compositores e intérpretes ilustres que tiene su departamento. Figuras de la canción antioqueña como Héctor Ochoa Cárdenas, Hugo Trespalacios, León Cardona, artistas como Jaime Llano González, (desafortunadamente muy enfermo), Teresita Gómez,  y agrupaciones como Nueva Gente que le han hecho aportes brillantes a la canción colombiana y que están vigentes… y hay muchos, muchos más… Por supuesto  que si los quisiera condecorar ahora, estoy seguro que no se la aceptarían. Ya la condecoración no tiene ninguna categoría… El señor gobernador se “putió” en la condecoración”…

La apostilla: El remate del Contraplano también es de don Jaime Rico: “Yo creo que el maestro Carlos Vieco  llora desconsoladamente en su tumba, porque a él le impusieron en dos ocasiones la Estrella de Antioquia”.

([email protected])

  • ROGELIO VALLEJO OBANDO

    “Vivamos sin prisa, sin afanes, porque la carrera trae cansancio. Amemos más, odiemos menos, no guardemos rencor”

    *** ESCASEAN LA PACIENCIA Y LA PRUDENCIA ***

    Los Colombianos, o algunos mejor, se deben dejar llevar por la fuerza de voluntad para deshacerse de marcados sentimientos de odios y enfrentamientos personales contra los otros.

    En estos dìas alguièn dijo que no podìa morir sin ver primero a alguièn en la càrcel, lo cual muestra un tìpico ejemplo del odio y el rencor, que segùn los expertos sobre crecimiento personal, mata el espìritu de paz y armonìa, llenàndolo de tinieblas y obscuridades, que no dejan pensar con paciencia y prudencia. Esos ambientes de trifulca y batahola le hacen mucho daño al paìs cuando se dan entre notables.

    La fòrmula del èxito en la convivencia pacìfica es el respeto al otro. No debemos seguir replicando lo del fariseo en el templo.Es irritante y asì mismo es el perverso motorcito que prende las riñas de fin de semana entre los beodos.La vida es hermosa para que la constelemos de amargas, feas y frìas actitudes y comportamientos. –
    ——————
    Antes de partir de èsta preciosa vida, que si bien tiene sus desencantos, hay que prepararnos grandemente con el cultivo de la prudencia, que en el fondo significa cultivar la benevolencia.Nunca le debemos desear la càrcel a ninguno de nuestros semejantes. No podemos parecernos tanto a los fariseos.

  • ROGELIO VALLEJO OBANDO

    Sentimiento que no pierde actualidad:

    *** LAS DICTADURAS MERECEN SÒLIDA OPOSICIÒN ***

    Las familias y empresas de Venezuela estàn sufriendo la vitanda realidad que les trajo el cambio brusco de un dìa para otro de su modelo institucional, donde se perdiò la independencia de las ramas del poder, que cuando se confunden en una sola persona, es el comienzo de una dictadura feroz y atrevida. Recordemos que los dictadores llegan a creerse elegidos y bendecidos por fuerzas ultraterrenas, y ello es de alta peligrosidad para la convivencia pacìfica y la armonìa social. A ellos lo ùnico que les interesa es el poder.

    En todo este asustador mar de anormalidad de la democracia hay que destacar Editorial de EL ESPECTADOR 26.10.16, que deja nìtidamente explicado lo que pasa en la tierra de Bolìvar, cuando expone … “…rechazo a un Gobierno que cada vez más parece una dictadura. Como lo dijera el secretario general de la OEA, Luis Almagro, “solo las dictaduras despojan a sus ciudadanos de derechos, desconocen el legislativo y tienen presos políticos (…) hoy estamos más convencidos que nunca del rompimiento democrático en Venezuela. Es hora de tomar acciones concretas”. Salvo contadas excepciones, no parece que los países de la región estén dispuestos a tomarlas. ¿Qué más hay que esperar?”.

    La situaciòn es de tal gravedad y arbitrariedad, que en estos dìas quedo escrito en noticia de EL TIEMPO 26.10.16, una frase de “un aconductado brillante” del dictador que dice: … “Lo conversé con el presidente, empresa que se pare, empresa tomada por los trabajadores y la Fuerza Armada”.

    Todo ello es sintomàtico de la grave situaciòn en que se encuentran las libertades del ser humano o de los ciudadanos, a los que se les prohibe por la fuerza a hacer uso de la protesta lìcita y normal por la grave situaciòn del paìs, que queda reflejado en importante Editorial de LA PATRIA de 22.10.16 donde se lee que … “La situación en Venezuela se hace insostenible, no solo por el control con pésimo manejo burocrático, que hace el Gobierno de la comida, del comercio, de las divisas, lo que ha generado una bomba de tiempo económica. Se cuenta con una inflación entre las mayores del mundo, una devaluación acelerada del bolívar, una caída de las exportaciones y un precio del petróleo que apenas reacciona levemente”.

    Lo de Venezuela muestra a las claras que una mala direcciòn de la economìa, conduce a las familias y a las empresas a climas indignos, insoportables y humillantes, lo cual debe conducir a una fèrrea oposiciòn de la sociedad, que paralice todo, para que los que conducen pèsimamente se tengan que ir por sustracciòn de materia.Eso es lo que merecen las dictaduras