17 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Juez explica por qué dejó en libertad al asesino del C.C. Santafé

12 de abril de 2017
12 de abril de 2017

Bogotá, 12 de abril_ RAM_ La juez que otorgó la libertad de Julio Alberto Reyes, el hombre que el lunes asesinó a su expareja Claudia Johanna Rodríguez en el centro comercial Santafé del norte de Bogotá, indicó que él «no fue condenado como persona inimputable o no apta mentalmente» y que, por el contrario, «era ser responsable de sus actos».

«Él no salió por cumplimiento de la pena salió porque estaba en un período de prueba por su buen comportamiento en libertad condicional. Las calificaciones que dieron en el Inpec eran totalmente aptas para una persona que se estaba resocializando», señaló la juez.

La juez agregó que para la fecha, 29 de marzo de 2016, Julio Alberto Reyes estaba hospitalizado en la Fundación Cardio Infantil de Bogotá porque «iba a ser intervenido por una enfermedad coronaria distinto de una enfermedad mental y había necesidad de implantar un marcapasos» y puntualizó que «no salió en libertad por problemas psiquiátricos».

“El señor Reyes, hay que hacer claridad, en la cárcel Modelo venía recibiendo su tratamiento y estaba totalmente estabilizado. Allí consumía sus medicamentos”, indicó.

El buen comportamiento, el proceso de resocialización y rehabilitación lo obtuvo por dedicarse a actividades intramurales de trabajo y estudio.

Familiares de Claudia Johanna Rodríguez contaron que ella y Julio Alberto Reyes se conocieron en la cárcel Modelo. Johanna era optómetra de profesión  y realizó una visita profesional a la prisión.

El hombre habría ingresado a las 7:19 de la noche a un local de la óptica GMO, ubicado en el segundo piso del centro comercial, donde la víctima trabajaba.

Julio Alberto Reyes, de 40 años, le produjo dos disparos a la altura del tórax a Rodríguez. La mujer se desvaneció dentro del negocio y perdió la vida frente a las vitrinas de lentes y monturas debido a la gravedad de la heridas.

El agresor se mantuvo dentro del local por espacio de dos horas, mientras tenía de rehén a la mujer, al tiempo que lanzaba gritos amenazantes.

Según lo relató la hermana de la mujer asesinada, a algunos medios de comunicación, la pareja le había puesto fin a la relación hace un poco más de un mes, y justo, después de eso, la víctima comenzó a recibir amenazas.

“La Policía llega en fracciones de minutos, según lo manifestado por otro de los empleados. Esta persona no permite el ingreso de los uniformados (al local) y por lo tanto se agotan todos protocolos. Teníamos como imperativo prestarle atención médica a la persona que había sido herida (…); se toma la decisión de intervenir”, manifestó el general Penilla.  “El agresor sufrió dos disparos y fue trasladado con signos vitales al Hospital Cardioinfantil”, precisó Carlos García, socorrista de la Defensa Civil. A las pocas horas, la Policía confirmó que Reyes había muerto mientras recibía atención médica.