19 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

EL de Fiscal, un cargo sin estrenar

30 de abril de 2017
30 de abril de 2017

Néstor Humberto Martínez, actual Fiscal General de la Nación.

El de Fiscal es  cargo inerte, ocupado por entes parlantes que distraen o tapan. Fue creado en 1991 para que el titular ordenara investigaciones, para acusar a los autores de delitos que deben castigar  luego de que un juez así lo decida en sentencia. Pero no, es un cargo sin estrenar. No ha habido ni uno que se acerque en su comportamiento a lo que debe ser un Fiscal de la Nación. Y mientras tanto la corrupción aumenta frente a la inercia que se disimula con habladurías, como para que una nube  haga creer a los espectadores que detrás de ella está la justicia, si está, pero  sufriendo  una fractura vertebral.

¿La Paz que viene es de fantasías?

Será Posible Una Paz Sin Justicia, Sin Fiscal, Sin Policía  Confiables. Sería un milagro que llegara y pudiera consolidarse. Pero las noticias hablan de lo negativo en esos campos. Se dan nombres de los estafadores de Reficar-Ecopetrol. Pero ¿irán a la cárcel? O ¿los encerrarán de vacaciones en  las lujosas residencias adquiridas con lo mal ganado? El Fiscal habla y habla y habla pero no más. Será  posible vivir en paz sin esos cuerpos? . ¿O Será una paz de fantasías?

Colombia, país de longevos famosos

belisario
Belisario Betancur

La lista de los colombianos de edades más avanzadas la encabezan el ex presidente Belisario Betancur, quien cumplió 94 años el 4 de febrero último y lleva una vida social muy activa, en Bogotá, y el cardenal José de Jesús Pimiento, quien el 18 del mismo mes arribó a sus 98 años, en su natal Santander y continúa ejerciendo como arzobispo emérito de la ciudad de Manizales. El purpurado nacido en Zapatoca le lleva cuatro años al llamado “hombre fuerte” de Amagá. Los dos personajes suman 192 años. O se que están a ocho calendarios de las dos centurias. Casualmente, cuando se iniciaba el presente año falleció en su natal Bucaramanga el general Alberto Ruiz Novoa, cuando acababa de cumplir sus 100 añosde existencia.

Dos que no se han ido

Diego Uribe Vargas

Dos colombianos que en el siglo pasado tuvieron mucho que ver con las alturas del poder y a quienes muchos daban por fallecidos, continúan con sus cédulas vigentes, aunque ya no soplan en la llamada cosa política. Se trata del ex canciller Diego Uribe Vargas (el ex jefe de la diplomacia turbayista), quien cumple 86 años el próximo primero de noviembre, y de Samuel Moreno Díaz, el esposo de Maria Eugenia Rojas Correa, apodado “El yernísimo” en tiempos de la dictadura rojaspinillista. Cumplirá 96 años el 20 de octubre. Es el papá de los encarcelados hermanos Samuel e Iván Moreno Rojas, quienes purgan largas condenas por delitos comprobados de corrupción. La mamá, apodada “La Nena” o “La capitana del pueblo”, cumplirá 85 años también en octubre, como su marido, nacido en Málaga, Santander.

Otros dos ejemplos de longevidad

gustavo robledo
Gustavo Robledo Isaza

De una parte está el cardenal Darío Castrillón Hoyos, quien  a sus 86 años, que los cumplirá el 4 de julio, sigue desempeñándose como miembro de la alta nómina del gobierno vaticano. Otro caso de longevidad admirable es el de doña Cecilia Caballero viuda del ex presidente Alfonso López Michelsen, llamada cariñosamente “La Niña Ceci”, nacida en Septiembre de 1913, lo que quiere decir que se aproxima a sus 104 años de vida. El apelativo se lo pusieron en el primer Festival de la Leyenda Vallenata, cuando su esposo siendo gobernador del Cesar creó hace 50 años el evento musical, en afortunada alianza con el maestro Rafael Escalona y Consuelo Araujo, “La Cacica”. Los tres han sido muy recordados en los fastos cincuentenarios del Cesar.En Manizales, la temible Pelona nos desbarató la tripleta de ex alcaldes que le apuntaba al centenario, al llevarse al médico Gonzalo Botero, recién cumplidos sus 100, pero nos quedan Gustavo Robledo y Elías Arango.

Ramos se lanza al ruedo presidencial

Luis Alfredo Ramos

Por Manizales decidió empezar su campaña de cara a las elecciones presidenciales del 2018 el político conservador antioqueño Luis Alfredo Ramos. El escenario se lo montó en la ciudad de las ferias su copartidario Omar Yepes, quien está convencido de que el paisa tiene el oxígeno necesario para disputarle la sucesión de Santos a todos los aspirantes que aparecen en la escena nacional. Ramos abriga la esperanza de que el ex presidente Uribe le haga el guiño necesario tras el viacrucis que le tocó vivir en los tres largos años de confinamiento, en las caballerizas de Usaquén, por determinación de la sala penal de la Corte Suprema de Justicia.

Otros aspirantes al solio bolivariano

Iván Duque

Es larga la fila india de aspirantes presidenciales. Son pocos los paisas. (Dos apenas). Ramos (dueño de una prolongada lista de EX en su vida pública) espera vencer en franca lid, en el seno del Centro Democrático de Uribe, al  joven senador Iván Duque, a quien sus malquerientes llaman a sus espaldas “el nuevo Uribito” porque lo maduraron biche, como le pasó al fugitivo Andrés Felipe Arias. Según los cálculos del conservador de Sonsón, él tiene con qué vencer, en las presidenciales del 2018, al ex vicepresidente German Vargas Lleras y en el proceso de escogimiento de candidato del uribismo al ex procurador Alejandro Ordóñez.

Por el entorno cafetero

Óscar Iván Zuluaga

Es amplia la baraja de posibles candidatos por el entorno cafetero. Separado de la contienda por culpa de los tentáculos de Odebrecht, jamás volverá a ser candidato presidencial el exministro caldense Oscar Iván Zuluaga. La aspiración del ex ministro Fernando Londoño depende de la última palabra del Consejo de Estado acerca del veto inhibitorio que le impuso, cuando era Procurador, el actual contralor Edgardo Maya. La carta de Humberto de la Calle es todo un enigma. Le va a tocar ser el candidato del Liberalismo, de la mano del ex presidente Gaviria. Mientras tanto, ahí va, con su nadaíto de perro, el senador Jorge Enrique Robledo, el hombre del Polo, toda na piedra en el zapato no solo para Santos y Uribe sino también para el fiscal Martínez. Amanecerá y veremos.

William Ospina le da consejos a Maduro

william ospina
William Ospina

William Ospina, el brillante intelectual nacido en Padua, departamento del Tolima, le dirigió a Nicolás Maduro, presidente electo de Venezuela, una carta personal en la que se atreve a darle unos atinados consejos para que los ponga en práctica y trate de salir de la peligrosa situación por la que atraviesa la tierra que vio nacer al Libertador Simón Bolívar. William se ha distinguido por proponer desde su columna  dominical de El Espectador visiones políticas de diversa índole, algunas de las cuales están consignadas en el opúsculo La Franja Amarilla que ya completó veinte años de su edición (1996), pero que para algunos de sus seguidores no ha perdido vigencia.

Más reflexiones para Maduro

chavez
Hugo Cháves

Pues bien. En esta línea de su pensamiento hace una serie de afirmaciones en la misiva a que aludimos, que ha alborotado el cotarro intelectual y político, como lo pudimos apreciar en los conventículos que se reúnen en cada rincón de la Feria del Libro de Bogotá, que presenta por estos días su trigésima edición. Ospina confiesa su chavismo y se declara defensor de la revolución bolivariana. De Chávez expresa que es el hombre más grande y el político más visionario que ha tenido América Latina en las últimas décadas y que su causa ha demostrado ser con éxito en el mundo la primera transformación revolucionaria pacífica y democrática, aunque ha concitado en su contra todo el modelo neoliberal que hoy no sólo saquea a las sociedades, sino que tiene en peligro de colapso al planeta entero…Sé que la visión de Chávez no es para una década, es para un siglo, consigna descarnadamente el pensador tolimense. Y para sustentar su simpatía por el chavismo sostiene que en 18 años, la revolución bolivariana tiene más logros que mostrar en favor de la gente humilde de Venezuela que cien años de gobiernos liberales. «Baste decir que hay más estudiantes de educación superior y más hospitales públicos en Venezuela que en Colombia y que el gobierno venezolano ha entregado siete veces más viviendas gratuitas a los pobres, incluidos más de cien mil colombianos».

Al punto de las recomendaciones

nicolas maduro
Nicolás Maduro

Y ¿cuales son las recomendaciones de Ospina a Maduro en estos momentos cruciales para Venezuela que acaparan la atención mundial?. Pues que Maduro convoque las elecciones regionales que tiene atrasadas; que fije fecha para las elecciones presidenciales; que conceda amnistía presidencial a los prisioneros por causas políticas y que revoque la inhabilitación de líderes de la oposición. Todo esto y mucho mas dice la carta de William Ospina a Nicolás Maduro, que fue publicada en El Espectador del 26 de abril y cuya lectura recomendamos para que cada quien llegue a sus propias convicciones. Algunos han considerado que el repudio que suscita el regimen socialista de Venezuela no tiene atenuantes, que Ospina metió las de caminar y su autoridad como el escritor vivo más importante y exitoso en Colombia, comparable con García Márquez, se vino abajo, mientras que otros aplauden su valentía y su lealtad a la memoria de Hugo Chávez y su legado, en circunstancias que podrían hacerlas aparecer como politicamente incorrectas . La polémica está que arde y es beneficiosa mientras que sean las ideas las que entren en juego.

El libro de Eduardo Pizarro

eduardo pizarro
Eduardo Pizarro

«Cambiar el futuro. Historia de los procesos de paz en Colombia», es el título del libro que presentó Eduardo Pizarro León Gómez, politólogo muy destacado, relator de los Acuerdos de La Habana y ex embajador en Holanda, en el Auditorio José Asunción Silva de la Feria del Libro de Bogotá, en la noche del viernes inmediatamente anterior. Cerca de mil personas llenaron el recinto y perdidos entre el público había académicos, políticos en activo y en receso, Enrique Santos Calderón, guerrilleros y opositores del proceso de paz camuflados, mamertos y no mamertos y curiosos y entendidos en asuntos de guerra y de conciliación. Y cuando se creía que era una simple presentación del libro a cargo de Humberto de la Calle Lombana, el acto se transformó en un cuestionario implacable por parte de Pizarro León Gómez sobre el desarrollo de las conversaciones de La Habana. De la Calle, quien se había referido al contenido del libro y recomendado su lectura, pues se trata de la historia de las conversaciones con la guerrilla en busca de desarmarlas, se mostró inicialmente sorprendido, pero tomó el toro por los cachos y en un lenguaje claro y concreto respondió sin tapujos los incisivos interrogantes de Pizarro. Al final recibieron una ovación cerrada y los asistentes conocieron de primera mano una serie de detalles que hasta ahora permanecían inéditos. Algunos asistentes se aproximaron a de la Calle y le expresaron su solidaridad política con miras a las elecciones presidenciales, con las fotos de rigor. El político caldense sigue sin aceptar lo de su candidatura, pero el hecho es que parece en campaña por lo que dice y por la simpatía que derrocha con quienes interlocuta, en su mayoría jovenes estudiantes y universitarios. Así también se le vio en el acto académico » Paz y Reconciliación» de la Universidad Central de Bogotá en el que recibió el título de Doctor Honoris Causa en Humanidades y cuyo discurso como recipiendario, para los observadores, fue un verdadero programa de gobierno. Muchas expectativas sobre De la Calle ya en la política activa, tan distinta de las aulas máximas de las Universidades, donde se defiende con propiedad y sus intervenciones son recibidas con aplausos. Otra cosa es el Leviatán de la política, «ese monstruo destructor e inhumano» que se ha tragado a tantos.