16 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Cifra de víctimas mortales por avalancha en Mocoa aumenta a 273

4 de abril de 2017
4 de abril de 2017

Mocoa, 03 de abril_ RAM_ Medicina Legal informó que culminó las labores de necropsia a la totalidad de víctimas mortales que hasta el momento deja la avalancha en Mocoa, dando como resultado 273 autopsias y procesos de identificación, llevados a cabo por el grupo de forenses dispuestos en lugar de la tragedia.

De igual forma, el Instituto realizó la entrega a sus respectivas familias de 100 cuerpos que fueron plenamente identificados por los especialistas.

Según la entidad, esta labor se realizó en un tiempo récord de70 horas, en el que participaron 50 especialistas del Instituto, quienes realizaron las necropsias a pesar de las condiciones de putrefacción de los cuerpos y los traumas que presentaban, lo cual dificultaba su plena identificación.

Ahora, queda pendiente establecer la plena identidad de 173 víctimas más que están registradas en medio de la tragedia, y cuyas labores corresponderán a la comisión especial delegada por la Dirección Nacional del Instituto para apoyar la seccional de Medicina Legal de Putumayo, a fin de entregar los cadáveres a sus respectivas familias.

El viceministro del Interior, Guillermo Rivera, confirmó que ascendió a 273 el número de muertos producto de esta avalancha; además aseguró que hay 262 heridos y que el 90% de las necropsias ya se realizaron.

En lo que tiene que ver con el abastecimiento de agua, el viceministro confirmó que “están operando 31 carrotanques que están distribuyendo agua. La están trayendo desde el municipio más cercano que es Villagarzón, sin embargo, se está esperando que lleguen más”.

Agregó que “en este momento los bomberos voluntarios han enviado tres carrotanques más y estamos a la espera de encontrar un lugar para la instalación de los equipos que ha ofrecido el señor alcalde de Bogotá, que ayudarían mucho a la solución provisional para el suministro de agua”.

Sobre la medianoche del viernes Marta Ceballos, una vendedora ambulante de 44 años, fue testigo del caos desatado en la ciudad:

“Dios bendito, no quisiera ni recordar eso. Ver cómo los unos gritaban, los unos lloraban, corrían, en carro, en moto, y cómo el lodo los iba envolviendo. Fue demasiado, demasiado duro”, contó.

“Todo se perdió, lo único que no perdí fue a mi marido y a mis hijas, mis nietos, afortunadamente”, agregó esta mujer, víctima además de desplazamiento forzado por el conflicto armado.

César Urueña, director de Socorro de la Cruz Roja Colombiana, explicó que unas 500 familias han sido afectadas, 17 barrios están devastados y 25 viviendas se encuentran completamente destruidas.

El paisaje en Mocoa es desolador, con gente escarbando los escombros para encontrar los cuerpos de sus seres queridos, militares cargando en brazos a niños y en camillas a lesionados, calles repletas de barro, piedras y ramas por doquier, casas y vehículos destrozados.

“No hay energía. No tenemos agua. Nada”, aseguró Rocío Hernández, mientras con su beba en brazos subía el sábado una colina para refugiarse a pasar la noche en una casa provisional.

Esta joven madre soltera debió salir corriendo en medio de la noche bajo lluvia y el miedo de que una avalancha se repita aún la persigue.

En la región se han presentado “lluvias ligeras o lloviznas “, con paulatina tendencia a bajar su intensidad. “Se estima un descenso de las precipitaciones para el lunes y martes de la próxima semana”, indicó el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (Ideam), citado por la Presidencia.

Mocoa, de unos 40.000 habitantes, seguía sin energía eléctrica ni agua corriente, servicios que el gobierno intentaba restablecer lo antes posible y cuya falta mitigaba con toneladas de equipos llevados a la zona.

El presidente Juan Manuel Santos, quien ha encabezado desde la madrugada del sábado los esfuerzos de rescate y ayuda, es esperado nuevamente este domingo junto a ministros y altos funcionarios “para seguir atendiendo” el desastre, informó la Presidencia.