11 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Abril

Fue director de Colprensa y ha sido corresponsal de Radio Francia Internacional y de la DW (Voz de Alemania).
3 de abril de 2017
Por Óscar Domínguez
Por Óscar Domínguez
Fue director de Colprensa y ha sido corresponsal de Radio Francia Internacional y de la DW (Voz de Alemania).
3 de abril de 2017

Óscar Domínguez G.

Con nadaíto de perro, lluvioso mes de abril se instaló en nuestra hoja de vida como el periódico que se mete por debajo de la puerta.

Es engañero este mes: tiene apenas cinco letras en su nombre, y miren los aguaceros tan machos que suele depararnos.

Con razón el refranero habla de abril, aguas mil.

(El almanaque que acompaña estas líneas es un homenaje al patrimonio arquitectónico de Medellín. Tiene la paternidad responsable de la firma Calle de papel sas. Las ilustraciones son de David Tobón. [email protected]).

Esperamos que este mes pierda ya su condición pluviométrica. San Pedro, se te fue la mano. Mira no más lo que está pasando en Mocoa. Cerrá la llavé, no fregués, o lo cuento a tu colega el che Francisco, todo un bacán.

El paraguas ha sido, es, el logotipo de abril.

No lo juraría por las mascotas que hemos tenido pero sospecho que el comandante Noe aprovechó abril para construir su arca y largarse a navegar con parejas de animales para que el mundo no se acabara. Todavía. Gracias, abril. Y don Noe.

Alberto Cortez escogió este mes para contarnos que le gustan las muchachas en abril.

Y su colega Leonardo Fabio, muy lanzado el gaucho, quería “aprender de memoria con su boca tu cuerpo de su muchacha de abril”. Casi nada.

Los paraguas son productores fáciles de veranos mentirosos. Algo así como falsos positivos meteorológicos.

Gracias al paraguas, mientras arriba y a nuestro alrededor llueve a cántaros, el agua cae a nuestro alrededor, encarnada en minúsculos niágaras, eso sí, sin rompernos ni mojarnos.

En este mes dedicado a Afrodita, diosa del amor,  nació la diva sueca Greta Garbo, quien dijo alguna vez que le fue infiel a un millón de hombres. Y tenía una espléndida receta para lograr la felicidad: Buena salud y mala memoria.

Los zapatos son los paraguas de los pies. No es raro que las ventas de paraguas y de zapatos se disparen estos días.

Abril es el mes patrono de los meteorólogos a los que hay que creerles con un paraguas del debajo del prosaico sobaco.

Este mes que transitamos es primo hermano de octubre que de aguas se cubre.

En abril nació el M-19. Y en abril 29 falleció su fundador Jaime Bateman Cayón, el de la guerrilla chévere.

Es el mes del idioma pues el 22 (¿) de abril murió Cervantes, el autor de un libro generalmente muy conocido “que tiene que ver con uno que se cayó de un caballo”, decía mi hijo Juan a los 5 o seis años.

Shakespeare, otro que redactaba muy bien, escogió abril para nacer (26) y morir (23).

Cantinflas se encargó de ponerle una sonrisa de oreja a oreja: es otro surgido por estos días (el 20).

El filósofo de Otraparte, Fernando González, también eligió abril para aparecer en Envigado, tierra del amor, de la morcilla.

Como es una época  a la que le gusta la buena escritura, nacieron en jurisdicción de abril el hijo de misiá Rosalía, don Marco Fidel Suárez, y Manuel Mejía Vallejo.

El 6 de abril, se cumplen años de la publicación de El Principito, escrito por un aviador francés que arrojaba bombas en sus ratos de ocio.

Tiene un incómodo inri este mes: Mataron a alguien que era bellísima persona, le ayudaba a su padre en la carpintería, se tomaba juicioso la sopita de dátiles (¿¡) y bailaba trompos en la uña: Jesús, el Zarco de Galilea.

Abril se defiende de sus malpensantes aclarando que también en abril resucitó Jesús. Queda demostrado que hay meses que pecan y rezan para empatar.

La tradicional Popayán no puede ver venir a abril porque ya está organizando procesiones. Popayán es una empanada de pipián religiosa.

Como dice un amigo, mejor abro el paraguas y me voy. Nada pluviométricos 30 días para todos. Estamos de H20 hasta la coronilla. Yo veré, Pedro.