22 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¡Cómo cambian los tiempos!

26 de abril de 2017
26 de abril de 2017

Política con pimienta

ordoñez en toros
Alejandro Ordóñez en la plaza de toros de Manizales.

La política y la tauromaquia siempre tuvieron una estrecha relación que terminó  hace unos diez años cuando aparecieron  furiosos enemigos de la fiesta brava y estigmatizaron a los asistentes a las plazas de toros. Con contadas excepciones, los políticos en ejercicio dejaron de aparecer en los tendidos y los que van se camuflan bajo gafas oscuras y sombreros alones, para pasar desapercibidos. Ser aficionado a las corridas, supuéstamente hace perder votos. Pero antes, las plazas de toros eran una forma de medir la popularidad. Los políticos de moda recibían aplausos y si se les brindaba la muerte de un toro se sentían como emperadores romanos, aplaudidos por la gleba.En la Santamaría de Bogotá los candidatos presidenciales medían sus fuerzas, dependiendo de los aplausos a la entrada y a la salida. Hoy más bien los silban y los insultan si son reconocidos. Un Presidente en ejercicio, ni pensar que se aparezca por las plazas. Tal vez los últimos fueron Belisario Betancur y César Gaviria. Ministros sí, ocupan los tendidos . Y los concejales se pelean los palcos oficiales y los pases de callejón. Es una buena manera de sentirse importantes. Sin embargo, una posición política ante la subsistencia del toreo como espectáculo o su acabose definitivo ha hecho que los colombianos se dividan con ardentía entre taurinos y antitaurinos, lo que hasta muertos y heridos ya ha costado. Taurinos han sido casi todos los ex alcaldes bogotanos como Andrés Pastrana, Jaime Castro, Petro y Peñalosa, auncuando estos dos últimos se arrepintieron y hoy en día son furiosos antitaurinos. Los Vargas Lleras tienen intereses en la Plaza de Bogotá y el Ministro de Defensa es abonado a las Ferias de Bogotá y Medellín. Antonio Caballero el anarquista y Alfredo Molano el izquierdista ejercen con éxito el periodismo taurino. Los Santos, los mismos del Presidente  Juan Manuel y de Pachito y de El Tiempo y los Cano de El Espectador, todos, fueron taurófilos. Y aquí en la parroquia manizaleña, el Senador Sierra Grajales es patrocinador de la tauromaquia y el Representante Arturo Yepes su enemigo acérrimo.

Imborrables recuerdos de Palomo

corrida
Palomo Linares en Manizales

Estas reflexiones las hacemos porque a raíz de la muerte en España del torero Sebastián Palomo Linares en el día de ayer fue entrevistado varias veces por los medios el ex presidente Andrés Pastrana, quien debe estar aterrizando en Madrid para asistir a su sepelio, como amigo personal del matador fallecido y se derramó en prosa taurina, mucho mejor que su prosa política. Los periodistas le jalaron la lengua sobre el ya famoso almuerzo de Miami con Donald Trump y Alvaro Uribe, que produjo una polémica tropical y bananera y Pastrana la dió por cerrada, se negó a contestar sobre los detalles y se remitió a la Revista Semana , a la versión que trae en su número último y la reconoció como la versión real de los hechos. Semana expuso que «el encuentro fue simplemente una conversación informal, de breves minutos, (20?),sin mayores consecuencias diplomáticas. A Trump Colombia le interesa muy poco, pues de por sí es bastante ignorante en materia de geopolítica y los países a los que les dedica tiempo son los que tienen potenciales conflictos con Estados Unidos y cuyas relaciones se han tensionado en las últimas semanas: Rusia, Siria, Corea del Norte, Irán, etc…..Pero por más insignificante que haya sido el contenido del encuentro social de Mar-a-Lago, el Presidente Santos lo ha considerado uno de los mayores insultos de los que ha sido objeto durante su gobierno». Una vez más lo cercano de la política con la tauromaquia. Si no es por la lamentable muerte de Palomo Linares, no hubiéramos sabido como sucedió lo del almuercito de Miami que dio lugar a la guachafita que armaron el Presidente, los políticos, Uribe y Pastrana y que resultó un parto de los montes. la Banana República en todo su furor. Paz en la tumba de Palomo Linares, quien dejó tan imborrables recuerdos de su paso por la Plaza de Toros de Manizales. Y cierre de un tema, el almuerzo de Miami, que nos tuvo hasta los cachos a los colombianos.

Columna en desarrollo.