Un Granjero entra en competencia con el Bristol

Contraplano

cadavid

Por Orlando Cadavid Correa

Pulcramente impreso en Bogotá para Colombia por la firma ‘Cuellar Editores’ acaba de aparecer en el escenario de los calendarios el “Almanaque del Granjero”-2017 que pretende competirle fuertemente, con una producción de gran factura, al ya casi bicentenario “Almanaque Bristol”, nacido en Estados Unidos en 1832.

Portada del libro Almanaque de El Granjero.

Viene en formato de libro de lujo, con llamativas ilustraciones, contenidos muy mejorados y una portada de gran colorido que hace ver editorialmente al veterano folleto anaranjado  como una pálida y sombría hoja de parra.

La naciente publicación –que ya se debe estar ganándose la simpatía de la gente de buen gusto— anuncia este menú que en la primera de sus 161 páginas se apoya en el socorrido eslogan “De todo como en botica”:

“Contiene las fases de la luna, el santoral, los días de pesca, ferias agrícolas, ganaderas y demás eventos importantes para todo el territorio colombiano. Además encontrará aquí artículos de gran utilidad para el quehacer diario, consejos prácticos, poesías, fábulas, deliciosas recetas de cocina, juegos y pasatiempos, coplas colombianas, datos curiosos y miles de datos que le ayudarán a llevar una vida más agradable y sana. De gran utilidad para sus viajes y safaris, excelente para aplastar zancudos y mosquitos, noble compañero enlas noches de desvelo e incomparable como abanico, recursivo como tema de conversación en visitas y reuniones”.

En su cartelera, que abre con un sesudo editorial sobre la revolución tecnológica desencadenada en 1973 por Martin Cooper, el padre de la telefonía celular,  este “Granjero” de ropaje espléndido y tiernas ilustraciones  se deja venir con un variopinto repertorio para sus potenciales lectores que, de entrada, notarán la diferencia abismal en el costo entre uno y otro de los dos calendarios:

Notas notables. La bondad. La gallina y el cerdo. Gardel Last tango.  Oración al divino niño Jesús. La sonda espacial Rosetta. El chofer de Einstein. ¿Qué es lo que sostiene a la tierra flotando en el espacio? Calorías. ¿De de qué se componen las frutas? Crea tu propio árbol.  Carta de una madre a su hijo. El síndrome de Dunning-Kruger. El tití cabeciblanco. La importancia de la guadua. La leche, mejor entera. ¿Por qué queremos la paz? El cuidado de los pollitos y su alimentación.  Gran crónica de Federico Garcia-Lorca. El deber de perdonar. Rasgos de la vida íntima del libertador Simón Bolívar. Napoleón Bonaparte, ¿asesinado? Ocho inventos maravillosos de Nikola Tesla. Lecturas de retrete. ¿Cómo tener sexo en la tercera edad? ¿Cómo distinguen los perros a las personas extrañas? ¿Cómo han de amarse los hermanos? La gallina de los huevos de oro. (¿Qué tal la miscelánea?).

Desparrama buen humor por casi todas sus páginas el “Almanaque del Granjero”. Para la muestra, un buen chiste:

El profesor pregunta en clase ¿cómo sería para sus discípulos una muerte tranquila?

— Mi abuelo tuvo una muerte tranquila.

— ¿Cómo murió tu abuelo?

—  Jaimito responde: se quedó dormido.

— ¡Excelente respuesta, dice el maestro.

— Entonces, jovencito, ¿cómo sería una muerte terrible?

— La de los amigos de mi abuelo…

— ¿Y cómo murieron los amigos de tu abuelo?

— Iban en el coche de mi abuelo cuando se quedó dormido…

La apostilla: Habrá que esperar hasta las postrimerías del año en curso para saber si el matusalénico “Bristol” tratará de emular en su edición del 2018 a sus inopinados competidores o si mantendrá los viejos moldes sobre los que siempre ha actuado, en su almanaque, que estará en enero a 14 calendarios de cumplir dos siglos de vida.

([email protected])