11 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Par jotas

29 de marzo de 2017
Por Hernando Arango Monedero
Por Hernando Arango Monedero
29 de marzo de 2017
Hernando Arango Monedero

hernando arangoSi, con par Jotas, los que saben del juego de Poker, en veces se ganan partidas y  también se pierden, sobre todo, cuando  alguno de los jugadores resuelve pagar y va hasta donde aquel que, presumiendo de buen juego, con solo un par de Jotas, aumenta la apuesta.

Pues bien, algo parecido le sucedió a nuestro Presidente la semana que acaba de pasar. En efecto, como quiera que los enredos de Odebrecht le van pierna arriba, resolvió plantear un juego peligroso en connivencia con el vecino, el señor Maduro, quien, al igual que Santos, anda en enredos de marca mayor, pues ahora, y ante el agotamiento de la riqueza en Venezuela, resolvió expropiar las panaderías. Ya podemos suponer la capacidad económica de los fabricantes de pan. No demora en iniciar la confiscación de bicicletas viejas para la revolución Chavista, porque poco más queda ya.

Así fue como acordaron crear un punto de discordia, o de “inquietud”, invadiendo territorio colombiano, de tal manera que los habitantes de ambos países miraran hacia otro lado, lado que no fuera, en Colombia, Odebrecht y los aportes a las campañas de 2010 y 2014, JJ o el escándalo del famoso hacker, “chuzando” a las FARC. Y del otro lado, en Venezuela, la falta de medicamentos y las “expropiaciones” a los tenderos y gente del pueblo que, con los dientes, defiende día a día su supervivencia en medio del desastre que les ha tocado vivir. Claro que, a Maduro, también se le vino encima la exigencia de la OEA de realizar elecciones y excarcelar a los presos políticos, so pena de ser expulsado de la organización.

Santos, muy “enojado”, tres días después de la invasión, llamó a su camarada venezolano a reclamarle por la violación a la soberanía que se HABIA dado tres días antes, cuando tropas Venezolanas montaron un campamento con visos de permanente en territorio colombiano, como quiera que hasta algunas estructuras metálicas fueron instaladas. La “confusión” venezolana se fundamentó en que el límite entre los dos países era confuso, nada menos que el rio Arauca. Vaya forma de confundir los límites entre estos países, y vaya una forma más evidente de querer generar conflictos limítrofes a cada rato, pues esto se suma al aterrizaje de helicópteros en territorio colombiano; a entrar a poblaciones colombianas en “persecución” de alguien; a pasar la frontera para destruir cultivos; en fin, a hacer lo que le viene en gana a los funcionarios vecinos sin miramientos o respeto alguno por el vecino, vecino que se ha mostrado genuflexo reiteradamente.

Y nuestro gobierno esgrime el argumento de que las vías diplomáticas triunfaron en lo que pudo haber sido un grave incidente diplomático. Vaya forma de mirar lo que llaman “vías diplomáticas”. La verdad es que las vías diplomáticas debieron ir más allá, como: el haber elevado la protesta contra el país invasor; la denuncia del agresivo acto ante la OEA y ante la ONU, ya que allá, en esos organismos, debió ventilarse y denunciarse el hecho. No basta entonces con una llamada telefónica al presidente vecino. No! Esto debió ir más allá con el fin de que la andanada de violaciones territoriales cese y no se repita el fácil expediente venezolano de que, cada vez que tienen un problema de orden interno, acuden a generar un conflicto con Colombia. Y sólo lo hacen con Colombia, porque hacerlo con Brasil sería otro el precio y, ni qué decir del hacerlo con Guyana, por lo que le asunto iría un tanto más allá con el Reino Unido. Recordemos Las Malvinas.

Y, como del caso Odebrecht se trata, toda la basura que haya que lanzar contra Prieto será poca, todo aupado por una prensa mercenaria que sirve de instrumento para que las responsabilidades del candidato presidente se diluyan y se pierdan en la memoria, tal y como se dio en el caso del Samper, hoy reencauchado y representante de Colombia en un organismo internacional, prueba sin igual de la desvergüenza a la que hemos llegado. Desde luego que ni decir del Serpa, del Bejarano, del Pardo y otros más que ayer fungieron como mensajeros y protectores de los dineros del narcotráfico y hoy son consultados, cual gurúes de la ética y la decencia, por parte de los medios de comunicación que le sirven al establecimiento.

 

Manizales, marzo 29 de 2017.