FONTUR 2016
Los adultos mayores de los municipios

 Rodrigo Zuluaga G.

rodrigo zuluagaLa noticia de que serán gastados $4.500 millones en el bienestar de los adultos mayores de 11 municipios de Caldas, llena de regocijo, porque sabemos que se trata de personas que no alcanzaron a jubilarse, porque no cotizaron o porque no estuvieron vinculados al régimen laboral y por consiguiente el sistema de pensiones no alcanzó a recogerlos, su situación económica es grave.

La Honorable Asamblea de Caldas se anotó un buen punto con la creación de la estampilla el año pasado. Ya se empiezan a ver los recursos, que sumados a los de los propios municipios van a aliviar la situación de los adultos mayores sin pensión, en aspectos como alimentación, bienestar y socialización cultural.

La situación en el país y en Caldas por supuesto es que el 95% de quienes laboran en el campo no alcanzan la jubilación y con el tiempo se convierten en una carga para los municipios. Los últimos días de estos adultos mayores está llena de dificultades si no tienen hijos sobre los cuales recaiga la responsabilidad de mantenerlos.

Sin duda los programas donde se vincule al adulto mayor sin pensión, que están en los municipios más pobres, son de importancia suma porque se trata de seres humanos que ya no pueden valerse por sí mismos, pues sus condiciones físicas los alejan de la posibilidad de ganarse al pan con su trabajo personal.

Por eso hay que tener presente lo que la jubilación o pensión significa, nada más y nada menos que la única opción que tenemos los que hemos vivido de un salario de vivir una vejez sin los apremios del trabajo. Sin embargo el camino no está sembrado de rosas pues se nos está convirtiendo en una necesidad empezar a trabajar por la reconquista de lo que hemos perdido y frenar el ansia y el paso devastador de los enemigos de los pensionados. Lo que salta a la vista es que la situación actual de los pensionados no debe preocuparles solo a ellos, sino también a los trabajadores activos quienes  dentro de unos años tendrán que pensionarse.

En Colombia ya somos más de 2 millones de pensionados, que afortunadamente todavía podemos salir a votar en las elecciones. Y en la medida en que seamos conscientes estaremos en condiciones de usar nuestro derecho al voto y al veto para encarar a los enemigos de los pensionados.