FONTUR 2016
Ese asesino implacable llamado cáncer

Por: Ricardo Tribín Acosta

Como dice la canción flamenca “ Ah! Toro, toro asesino que ojalá te lleve el diablo”. Así veo al cáncer hoy en día en el que parece que el mundo vuelve a perder muchas partidas con esta terminal enfermedad. Primero fue Misael, luego Hernán, más tarde Sisito y Jaime, ; recientemente Hilda, Nandi, OsCar y el maestro Héctor, amén de una persona a quien quiero mucho y quien está en estos momentos pasando por las primeras etapas de su diagnóstico.

La máquina de vapor; el desarrollo industrial; los computadores y el internet; la telefonía; el viaje a la luna y la sonda a Marte, todo esto y mucho más ha logrado la ciencia en los últimos tres siglos venciendo  diversas adversidades para alcanzar el progreso pero…tristemente es decirlo, la batalla contra el cáncer la seguimos perdiendo. Y algunos doctores? Bien gracias y Ustedes?. Al menos, en dos casos que conozco, los médicos habían visto una masita en el estómago de su paciente y le habían dicho: No te preocupes. No es nada. Esperemos un tiempo y después te la sacamos, con lo insólito de que en uno de ellos, seis meses después al hacer la biopsia, se había detectado un tumor maligno y con metástasis por otras aéreas del cuerpo.

Cómo duele ver partir a todos estos seres y a muchos más por el despiadado ataque de esta mortal enfermedad. Lo triste es que en algunos casos se hacen tratamientos con químicos muy potentes y desagradables, pero que al final, independiente del malestar que su uso genera, los resultados han sido negativos y los pacientes se nos han ido de este mundo. La pregunta a hacernos es muy simple: Será que el hombre podrá erradicar pronto este mal totalmente en todas sus presentaciones?; o seguiremos todos los días viendo estos casos dolorosos en los que observamos ir a nuestros seres queridos, sin poder hacer nada al respecto. Para los que ya se fueron y para quienes viven bajo el influjo de tan desgraciada enfermedad, vaya nuestra oración solidaria, con la invocación en la esperanza de que ojalá muy pronto se logre la cura para esta desastrosa dolencia.