El asunto claro

Nicolás Aguilar

La política es la máxima expresión del ser humano, es el escenario decisivo de una sociedad y así siempre lo será, aporta las más grandes satisfacciones y a su vez las más difíciles situaciones, decepciones y preocupaciones. De manera abierta quiero compartir la realidad política de mi Partido en el departamento de Caldas ante las inminentes e irreversibles dificultades. Hasta este momento he conservado prudencia y ante la tranquilidad de mi actuar aquí despejo y comparto un par de cosas.

He recibido acusaciones formales de un colega doble, acusaciones que conocía desde el mes de noviembre tiempo desde el cual preparé defensa jurídica y por supuesto até cabos y recogí bastante información que deberán explicar estos valientes acusadores. En las presuntas acusaciones se involucró de manera directa a un supuesto amigo personal del que más adelante haré referencia. En el asunto presumo existen dos personas adicionales que agravan el tema, un ex diputado que hoy se presenta como militante de mi Partido, que creo es el cerebro de  todo y peor aún el otro, un Congresista activo del Centro Democrático. No doy nada por hecho como si mi verdad fuera absoluta, pero queda para probarse o desvirtuarse, solo presento mi perspectiva y dejo abierto el debate en el cual estoy listo para hablar, declarar y acusar de manera penal a estas personas.

He recibido un oficio de Procuraduría que me invita a una indagación preliminar, también una visita del CTI en mi oficina de la Asamblea y un proceso de la Veeduría del Centro Democrático en Caldas por quejas de estos personajes. Los acusadores relatan de manera tergiversada una situación con uno de ellos en la que pretenden involucrarme de manera ilegal, tiene que ver con una persona con la que acostumbraba a realizar diferentes transacciones y tal vez aquel individuo no les advirtió o no previno que venían de tiempo atrás cuando ni siquiera yo era Diputado y ni siquiera existía el Partido Centro Democrático. No sé qué va a hacer para esconder sus movimientos financieros a mi favor desde el 2014 los cuales tengo todos y cada uno fechados y soportados. Este supuesto amigo fue cercano desde el 2007 cómo puede revisarse en las redes sociales. Fui su jefe de práctica universitaria y su indignación hacia mi comenzó cuando le pedí que no le mintiera a la Asamblea de Caldas sobre sus incumplimientos laborales, entidad para la que aun hoy trabaja como contratista. Él reportó respuesta que no es cierta a los llamados de atención que le fueron realizados el 2 de mayo de 2016 y el 7 de junio de 2016. Esta persona sobre la que no comparto su actuar es la misma de la que muchas veces supe de manera personal sus cuestionables comportamientos y la misma que bajo gravedad de juramento dio a la Secretaria de Transito de Manizales información distinta de la que luego me acusa, vamos a ver cómo va a responder eso. Ese mismo personaje deberá explicar también cómo el 14 de junio de 2016 en el cajero del Centro de Pagos 2 de Bancolombia de Manizales asistió a realizar desde mi cuenta de ahorros un retiro sin compañía. ¿Porque será que tenía acceso a mis cosas? Podría hacer una columna completa sobre las acciones de este individuo pero hay otros tres de los cuales hablar. Mi colega doble, uno de los diputados de mayor inasistencia a la Corporación, es otro acusador. Se involucra dando por hecho las acusaciones del individuo anterior. Que osadía la del señor. Para mí es calumnia y procederé bajo los términos de ley en los momentos precisos. Ese Diputado fue el mismo que el año pasado quiso aplazar una Ordenanza de urgencia y fundamental para la salud de Caldas argumentando tema distinto al cual correspondía el proyecto. Señor, hubiese sido fácil tan solo leer el título del proyecto. Este señor que posa de doctor elude constantemente su compromiso con la Asamblea de Caldas pues sostiene otras actividades laborales que no soy quien para cuestionar, pero por lo menos debería ser honesto y en cada ausencia devolver lo proporcional al salario que recibimos como Diputados, incluso me dicen que por un viaje personal faltará algunos días a las sesiones ordinarias. Para mi es una tranquilidad absoluta estar alejado de este señor, pues desde el inicio de nuestro ejercicio como Diputados fue permanente su solicitud de transporte de su casa al edificio de la Gobernación, favor que jamás rechacé por pena, pero que era incómodo al tener que desviar mi ruta. También hace parte de mi tranquilidad que como hoy ya no hablamos ya no debo escucharle dos historias que repetía y repetía y en la cual siempre cambiaba las cifras. Era aterrador. Ni tampoco sus permanentes cuentos verdes desde la curul que ocupamos los cuales frecuentemente interrumpían mi ejercicio y no eran precisamente sobre aguacates. El otro personaje, el más oscuro de todos es un ex diputado. Mucha bronca le da que no apoye sus aspiraciones cercanas al Congreso y más rabia le debe dar que yo tenga absoluta desconfianza a su comportamiento ético, y es que toda esta historia inicia cuando el señor se entera sobre intenciones de indagar de manera legal sobre lo que ha sido su actuar político. A mí no me intimidan sus acciones ni tampoco lo hago a sus espaldas, lo hago sobre mi derecho y deber como ciudadano y  dirigente, y no tiene que preguntarse este señor si mandaré a alguien a buscar; yo mismo hare las solicitudes correspondientes e investigaciones pertinentes. Ese personaje es de aquellas personas que nadie quisiera encontrarse en la vida y se desenvuelve bajo la sombra. Hoy me aterra pensar como a pesar de sus bajas capacidades académicas actúa de manera tan agresiva con tanta sevicia y maldad. Si quiere saber porque siempre he rechazado su intención de ser candidato al Congreso en el 2018 es porque no quiero causarle un mal a Caldas. El último es un Congresista activo del Centro Democrático, una persona a la que apoyé en algún momento a pesar de no ser un político visible. Ese aparente inofensivo personaje fue capaz de visitar una Congresista del Partido de la U para que le ayudara a sacar un funcionario de la Asamblea de Caldas que supuestamente había sido el que inició las investigaciones contra el ex diputado al que antes hacía referencia. ¿No es eso un acto de vil politiquería?

Hice parte del Centro Democrático desde que tan solo era una idea por invitación de Jose Obdulio Gaviria en agosto de 2012 y sigo estando seguro que es la mejor opción política para Colombia, Álvaro Uribe Vélez no solo es un hombre entregado por la patria sino que la base política que estableció es efectiva y necesaria, pero me preocupa lo que proyecta la colectividad contra lo que realmente es el Uribismo en Colombia. Todavía no hemos capitalizado completamente lo que podemos recoger, y creo que es en buena parte por personajes como los de mi historia, muchos de los cuales aún no diferencian lo electoral de lo político y se desgarran por sus ambiciones personales. A ellos les digo ESTOY LISTO, y no solamente salgo con absoluta tranquilidad de mi correcto actuar sino también con el historial de ser un político activo. Que me pongan con el señor de los cuentos verdes y ausencias constantes en un paralelo de intervenciones, iniciativas y Ordenanzas, y eso que el otro señor es doctor. Que revisen mi asistencia a la Asamblea de Caldas (falté una vez y fue porque me comisionaron ese día para asistir a la plenaria de la Asamblea de Antioquia). Encomiendo a Dios y a la Virgen esta situación y les destapo mi arma a estos inquisidores. Será trabajar con más energía por mi departamento y por mi país.

Posdata: Anticipándome a otra posible rabia y ataque de estos personajes, comparto. Admiro la inteligencia y la entrega al Partido de Oscar Iván Zuluaga y no desconfió de su adecuado proceder, pero ante mi perspectiva política, por admiración a sus capacidades, por mi amistad con él y gratitud eterna, mi energía y entrega absoluta está dirigida a que el próximo Presidente de Colombia sea Luis Alfredo Ramos Botero, que es la persona indicada para romper la polarización política de Colombia y realizar una gran administración de nuestro territorio.

 Diputado de Caldas