FONTUR 2016
Aguacate, anticorrosivo natural

Manizales, 15 de febrero de 2017. El deterioro químico del acero A36 se evita mediante inhibidores de corrosión naturales como el aguacate, que en comparación con los comerciales son menos tóxicos, no afectan el medioambiente y resultan muy económicos.

Los inhibidores son sustancias que se pueden aplicar en forma de aerosol en ambientes controlados formando una capa adicional al material, con lo que se logra retardar su proceso de corrosión.

El acero al carbono A36 es comúnmente utilizado en construcción de puentes, vigas y estructuras. Además, por su uso en la industria, muestra este tipo de deterioro químico demasiado fácil y rápido.

Así lo determinó en su investigación el estudiante Julián Andrés Pinilla Bedoya, de Ingeniería Física de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Manizales, quien actualmente trabaja en el Grupo de Laboratorio de Física del Plasma.

El extracto escogido por el investigador fue el producido por el árbol de aguacate papelillo, de la familia Persea Americana Mill –cultivado en la región centro-sur del departamento de Caldas– que se adapta fácilmente a climas fríos y su fruto madura de seis a ocho semanas. Se caracteriza por ser de cáscara delgada, superficie lisa y un contenido en grasa de cerca de un 30 %.

Tales características permiten que durante el proceso físico haya mejoras en la producción de este extracto.

“Con esa información se empezó a investigar qué elementos en la naturaleza tenían esta propiedad y cuál era el indicado para este acero, ya que según el material que se utilice es necesario tener en cuenta cuál inhibidor se va a emplear”, expresó el investigador.

Para determinar si este inhibidor contrarrestaba la corrosión en este tipo de acero se realizaron dos pruebas en laboratorio: curvas de polarización Tafel y espectroscopia de impedancia electroquímica (EIS), en un equipo llamado potenciostato/gasvanostato, perteneciente a la U.N. Sede Manizales y adscrito al Laboratorio de Física de Plasma.

Teniendo en cuenta estas dos técnicas se realizaron tres pruebas con pulpa, pepa y cáscara del aguacate, utilizando un medio electrolito de cloruro de sodio (NaCl) al 3,5 % en peso, que permite simular el medio (solución) corrosivo.

En las pruebas preliminares se presentó una gran eficiencia del inhibidor, en comparación con las pruebas realizadas al acero en la solución corrosiva. Además, mediante imágenes ópticas se pudo determinar el cambio en la corrosión generalizada.

El estudiante aseveró que la eficiencia del inhibidor fue de un 17,97 %.

Para futuros trabajos se pretende estudiar la composición química del aguacate mediante varias técnicas, con el fin de sintetizar el o los componentes que hacen de este orgánico un inhibidor eficaz para el acero A36.

Este trabajo se realizó con la supervisión y el apoyo de los profesores Belarmino Segura Giraldo, Elisabeth Restrepo Parra y Pedro José Arango y la estudiante Daniela Garcés López, pertenecientes al Departamento de Física y Química de la U.N. Sede Manizales.