FONTUR 2016
Ortega otra vez

Eucario y su comentario

Enero 11/17

La mayor  y más vergonzosa ofensa a la democracia es la que  acaba de cometer en Nicaragua Daniel Ortega. Eso de hacerse reelegir por cuarta vez en la presidencia llevando a su esposa como vice presidenta , tras corromper  a las instituciones de bolsillo del país  instándolas a   modificar la constitución para perpetuarse en el poder, es el peor absurdo que registra la política latinoamerica y muy posiblemente del planeta. Su cuarto acceso al poder con esposa incluida es  algo como para los récord de  Guinness. Ortega ha superado al máximo  los malos ejemplos de otros populistas de su misma calaña, deshonestos, ex guerrilleros, golpistas, dictadores de la  línea del chavismo revolucionario del siglo veintiuno. Maduro, Correa y Evo son ante Ortega  unos pobres aprendices de la más descarada transgresión  de los principios democráticos y el respeto por la  voluntad popular que él  doblega a sangre y fuego, en una implacable persecución y castigo a quien se atreva a disentir, siquiera a chistar por sus continuos atropellos pero especialmente por la corrupción mediante la cual se ha enriquecido, socavando los dineros del estado que salen de los bolsillos del mismo pueblo al que humilla, empobrece y doblega  como le venga en gana. Ortega, y su dinastía  han hecho de Nicaragua su patrimonio y del pueblo sus vasallos.  Allí los Ortega  desconocen por completo la separación de poderes. Él es el ejecutivo, el legislativo y el judicial y su esposa ahora vicepresidente lista para sucederlo cuando sea necesario o así sea su voluntad. Que vergüenza. Resulta denigrante que semejante esperpento político sea parte de la historia de un estado en pleno siglo veintiuno . No les parece.