FONTUR 2016
¿Los clústeres nacen o se hacen?

Armando Rodríguez Jaramillo

En el artículo Los clústeres son realidades económicas (Blog NaoClúster 08-08-2016 – http://bit.ly/2axq7fV) señalé que “en las regiones se dan agrupaciones de empresas que participan en negocios similares sin ser el resultado de un propósito deliberado, es decir, son realidades económicas que obedecen, entre muchas causas, a cercanía a materias primas y proveedores, infraestructura de transporte, conocimiento acumulado, mano de obra calificada, economías de escala y proximidad a mercados.

Ejemplos de estas realidades económicas que han funcionado de tiempo atrás son la refinería de Ecopetrol en Barrancabermeja, la caficultura en Quindío y departamentos vecinos y la industria textil en Medellín, solo que ahora los han venido rebautizando como el Clúster del Petróleo, del Café y del Sistema Moda respectivamente.

Este anglicismo contribuye con un nuevo nivel de abstracción que facilita entender la forma en que funciona la economía regional y cómo las empresas y las organizaciones construyen ventajas competitivas, lo que nos lleva a aceptar que, independiente de su sector, localización, tamaño, nivel tecnológico y mercado que atienda (interno o externo), toda empresa puede ser competitiva si adopta la estrategia apropiada.

Ahora bien, aparece una segunda acepción del término representada en las iniciativas clúster o iniciativas de refuerzo a la competitividad, conocidas en Colombia como rutas competitivas, que corresponde a actuaciones orientadas a incentivar la competitividad a través de la segmentación de negocios atractivos, rentables y de futuro, y la identificación de la estrategia competitiva apropiada.

Una tercera acepción es la organización o asociación clúster que se refiere a los acuerdos de voluntades, mecanismos de diálogo, aporte de recursos y toma de decisiones entre sus integrantes para avanzar en la estrategia competitiva y mejorar la rentabilidad de las empresas. Es lo que constituye el denominado sistema de gobernanza que le da sostenibilidad a una iniciativa clúster.

De ahí que sea relevante diferenciar las tres acepciones del concepto, que aunque complementarias entre sí, implican consideraciones diferentes.

En conclusión, Los clústeres son realidades económicas y no el resultado de una acción administrativa gubernamental que decide crear un clúster, por lo que es esencial comprender el escenario económico local en el que, por razones de negocios y oportunidades, se originan, en el tiempo, los clústeres.

Lo que sí está en el campo de las decisiones públicas y las instituciones gremiales y académicas, es el impulso a la implementación de iniciativas clúster (rutas competitivas) para estimular y mejorar la competitividad de sus empresas. Por último, los procesos de asociación y gobernanza también son objeto de decisiones públicas que le dan sostenibilidad a la iniciativa clúster implementada.

Así que, como dice el escritor Joan Martí Estevez en una entrevista publicada en Sintetia, los clústeres nacen, pero las iniciativas clúster y los sistemas de gobernanza se hacen.

www.naocluster.com

12 de enero de 2017