18 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Doce perros envenenados en operación exterminio en Manizales

17 de enero de 2017
17 de enero de 2017

Manizales, 17 de enero de 2017. Doce perros han sido envenenados en los últimos días en tres barrios del oriente de Manizales en una aparente operación exterminio.

Estos crímenes caninos han desatado una incontenible oleada de protestas en los sectores del oriente de la capital caldense por todo lo que significan en maltrato animal y desafío a la nueva legislación colombiana en la materia. Sus protagonistas son sujetos sin alma que también asesinan la esperanza de muchas personas de tener una mascota en su casa.

La policía persigue a los autores de estos «canicidios» con informaciones y pistas que han dado los vecinos de los barrios afectados que son La Cumbre, Daniela y Villahermosa.

Según Jhon Heberh Zamora López, Secretario de Gobierno, desde que se dio a conocer esta noticia a través de redes sociales se inició con un operativo en cabeza del Comandante de la Policía, Coronel Jorge Alberto Jaramillo Marín, en los barrios en donde se han presentado estos casos como lo son La Cumbre, Daniela y Villahermosa.

“Invitamos a la comunidad a que presente una denuncia formal en la estación de policía o en la misma secretaría a través de sus inspecciones, ya que hasta el momento no se ha recibido ninguna», expresó Zamora López.

«Para este caso de maltrato animal aplicaremos la Ley 1774 de 2016 que castiga de forma pecuniaria y penal estos hechos”, añadió.

Dijo además que a pesar de que el próximo 30 de enero entra en vigencia el nuevo Código Nacional de Policía que también castiga este tipo de maltrato, solo se aplicaría la Ley 1774.

Con el fin de seguir brindándoles bienestar y más oportunidades a estos animales, las autoridades esperan tener resultados antes de terminar este mes de enero.

El apego a una mascota

El escritor César Montoya Ocampo, escribió hace algún tiempo, una crónica sobre su mascota en la que se puede dimensionar la tragedia de una persona (que puede ser un niño) cuando pierde un cariño así:

El perro tiene entidad histórica.  En las tragedias griegas hace gavilla con los buitres en la deglutación de los cadáveres. Según  Plutarco, Alejandro Magno edificó una ciudad con el nombre de Peritas, tal como se llamaba su animal. Cuando Don Quijote fue abatido por la melancolía,poco antes de morir, el Bachiller quiso reanimarlo diciéndole que había comprado a Barcino y Butrón dos perros expertos en el correteo del ganado.Juvenal Urbino odiaba los animales.En “El amor en los tiempos del cólera” estampò la siguiente mentirosa afirmaciòn : “los perros no eran fieles sino serviles”.  Qué poco, conocía ese médico costeño, los sentimientos de los canes, sus melindres, los graciosos coqueteos cuando su amo llega después de un largo viaje. El perro “es mi confidente. Sí, es a quien dirijo mis monólogos todos”, frase que en boca de uno de sus personajes puso Don Miguel de Unamuno  en su libro “Niebla”. De la sabiduría oriental es este proverbio : “Entre mas conozco a los hombres más quiero a mi perro”.

Hay que poseer una psicología elemental para entender el instinto de los perros. Son profundamente celosos. Protegen a su dueño y lo aíslan para no compartirlo con nadie. Miran con hostilidad, avisan su aversión a los extraños con unos rezongos que son anticipo de sus bravas reacciones. O se desgonzan suavemente cuando reconocen la mano que los mima. El perro fija su mirada en su amo. Sigue sus movimientos,  comparte sus alegrías y sabe de sus tristezas, aislándose en  largos silencios.Es solidario.Hace vigilias cuando el abatimiento embarga la familia. En soledad administra sus pesares y se amodorra con su dolor a cuestas en un discreto ángulo, en donde lloriquea hacia adentro. Es noble. Sabe de la lealtad, de la vigilancia preventiva, y avisa los peligros. El perro habla con la cola.. Ese es su lenguaje.

Solícito y con rostro severo entierra sus muertos. Hace poco la televisión mostró un solitario can aprontando tierra para cubrir el cuerpo sin vida de uno de los suyos. Qué elocuente mensaje para los criminales que con sevicia descuartizan sus congéneres.

Cómo no querer a Lukas. Actúa con aprehensiva psicología.Me despide desde la terraza metiendo el hocico por entre los barandales, con una larga mirada para el adiós. Es un ladrón de afectos.