14 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

‘Trumpeta’ apocalíptica

16 de noviembre de 2016
Por Ricardo Rondón Ch.
Por Ricardo Rondón Ch.
16 de noviembre de 2016

Por: Ricardo Rondón Ch.

pluma ilustracionEn el Diccionario Esencial de la Lengua, Inglés-Español, de Espasa, la palabra trump orienta tres acepciones: 1. Naipes. 2. Jugar una baza. 3. Matar con un triunfo.

La tercera marca el presagio pavoroso que se veía venir antes del 9 de noviembre, y afina desde los inframundos los siniestros acordes del mantra que tiene en guardia a la humanidad.

¡Truuummmp!, el primer trompetazo apocalíptico que anuncia la nueva era de la Babilonia americana con la bestia de copetín dorado, cual nido golondrino, que ruge y se relame de poder como el león de la Metro Golden Mayer.

Vean ustedes en lo que transmutó, cuarenta años después, el primate de la Isla Calavera, de Sumatra, el abominable King Kong de la película de John Guillermin, que es raptado de su hábitat por los plenipotenciarios norteamericanos de una compañía petrolera, para exhibirlo en el corazón de Nueva York como una opulenta y atractiva estrategia del merchandise.

¡Ah!, los gringos, que son el reflejo patético de las criaturas que se han inventado por centurias en los estudios de Hollywood, desde Frankestein hasta Rico McPato, acaban de extenderle a todas luces la alfombra roja a la síntesis generacional de sus delirios, excesos y lujurias, Mister Donald Trump, símbolo de la prepotencia y la desfachatez, tan inseguro en sus dominios luciferinos como para marcar sus aviones con su apellido, como si se los fueran a robar, igual que ciertos niños ricachones, que de tanto aferrarse a sus juguetes, terminan en incontrolables crisis de histeria estrellándolos contras las paredes.

Bogotá, 16 de noviembre_

RAM_