15 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Santos estuvo a la altura

3 de noviembre de 2016
3 de noviembre de 2016

Política con pimienta

santos-en-inglaterra

Los mismos que nos amanecimos con las transmisiones por televisión cuando se casó el Príncipe Carlos con la Princesa Diana o con los funerales de esta última o cuando se posesionó en medio del boato Pontificio un Papa de la Iglesia Católica o el Rey de España recibió a un Presidente colombiano, estuvimos pendientes de la visita oficial del Jefe de Estado Juan Manuel Santos, de su familia y de sus funcionarios más cercanos a la Reina Isabel de Inglaterra. Pero como quien escribe esta columna sabe de protocolo lo que los lectores pueden saber de física cuántica, llamamos a uno de nuestros colaboradores a Miami, lugar donde reside, para que nos diera una mano y nos comentara sobre el lado pintoresco de la llegada de Santos a los salones, comedores y aposentos reales. Palemón el Estilista, atendió cordialmente la invitación y aquí van sus opiniones. Dice el peluquero manizaleño que Juan Manuel y su consorte se lucieron en los trajes que escogieron para sus diversas presentaciones ante los nobles y los gobernantes ingleses. Que estuvieron pulcros y elegantes y que el Presidente, que lució trajes oscuros de la línea Arturo Calle con corbatas azules y verdes y zapatos comprados en Harrods cuando vivía representando a los cafeteros en Londres, estuvo muy atento a las reglas a seguir , entre las cuales está no tener cercanía ni confianza física con la Reina ni su esposo el Duque de Edimburgo. Por eso no pasó de un corto apretón de manos y evitó los confianzudos abrazos o besos y cogidas del antebrazo, como sí lo hizo el Comandante Hugo Cháves Frías, Presidente de Venezuela, en circunstancias similares. El Presidente no perdió el paso en la marcha de los honores militares y se le vio ágil y disciplinado. Para algo le sirvió su estadía como grumete en la Escuela Naval de Cartagena. Y para la noche, en la cena real, lució un frac con condecoraciones, en este caso una sola, que suponemos es la Gran Orden de Boyacá, con su respectiva banda de color roja atravesándole el pecho, para nuestro gusto un poco caída. El chaleco del frac es una prenda difícil de calcular en su medida. En el caso de ayer, se la vimos un tris larga, pero no tanto como lo larga que la lució el expresidente Alvaro Uribe Vélez en un banquete que le ofreció el Rey de España y que fue comidilla en los salones del Gun y del Jockey en Bogotá. Terminó Palemón el Estilista anotando que Santos se debió haber comportado muy bien con tenedores y cuchillos y que distinguió a la perfección las copas para los vinos, la champaña y el agua, por cuanto nuestro Presidente nació en lecho de rosas. Y en cuanto a su inglés, lo habló más de corrido y con menos pausas que cuando habla el español.

El buen gusto de Tutina

El Príncipe de Gales llegó este martes al Hotel Rosewood saludó este martes en Londres al Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos y a su esposa María Clemencia, al comenzar la Visita de Estado al Reino Unido.

Palemón se hace agua la boca cuando se refiere a la Primera dama colombiana, Doña María Clemencia Rodríguez, no solo por su destacada figura si no por el buen gusto en las prendas que escogió para tan exclusiva invitación. La Reina Isabel II apareció toda de verde manzana hasta los pies vestida, salvo su cartera, sus guantes y sus zapatos, de color negro y de tacón bajito (?). Doña Titina fué vestida en esta ocasión por Pepa Pombo en la mañana y la Casa de Modas de Karen Daccarett y Francisco Leal en la noche de gala. Para su primer encuentro con la Reina de Inglaterra, la «Tutina» lució un conjunto gris de cuello alto, con chaqueta gris, falda con vuelo y zapatos de tacón del mismo color. Llevaba un bolso en dos tonos de marrón de una conocida marca y cuyo valor calcularon los cronistas de la moda en más de tres millones de pesos. El bolso de la Reina, por contraste era de menor valor pero también de marca: Launer. Para la noche llevó una creación que en principio violó el protocolo rígido de la Corona Británica, que recomienda usar solo el color negro para asuntos fúnebres. Sin embargo, María Clemencia llevó un traje negro, pero en el que sus vuelos blancos moderaron la supuesta violación del protocolo. Si les toca a algunas de nuestras lectoras participar en un acontecimiento de esta índole, Palemón el Estilista les recomienda no usar zapatos con la punta descubierta, que deje asomar los dedos de los pies; no usar descotes; no usar el color negro ni un color igual al del vestido de la Reina ni mucho menos minifaldas; joyería lo mas discreta posible y nada de telas brillantes. Doña María Clemencia, al lado de la esposa del Príncipe Carlos, heredero de la Corona, la Duquesa de Cornualles, Camila Parker, lució esplendorosa, tal vez por el contraste, terminó comentando nuestro corresponsal de Miami, quien agregó que espera con impaciencia las revistas de sociedad para completar su idílica versión.

El respaldo de Inglaterra

reina-isabel-con-santosLa visita del Presidente Santos a Inglaterra es la única que se puede considerar hasta el presente como Visita de Estado de un Presidente colombiano. La Visita de Estado es por invitación directa de la Reina, con alojamiento por tres días en el Palacio de Buckingham, 200 caballos ricamente enjaezados, carrozas con aplicaciones de oro, pajes y mayordomos, banquete incluido con vajillas antiquísimas y vinos y viandas exquisitas. Pero además incluye una serie de actos oficiales que terminarán al final de la semana con la llegada de Juan Manuel Santos y su comitiva a Irlanda, que logró salir de un conflicto armado centenario. Lo más positivo de esta visita es sin lugar a dudas el respaldo de Inglaterra a la búsqueda de una paz efectiva para Colombia, cuyo logro recae sobre los hombros del Presidente de la República. Las visitas oficiales son por invitación del Gobierno. «La Visita de Estado es el encuentro de más alto nivel dentro del protocolo real y gubernamental del Reino Unido, reservada solo para líderes mundiales y aliados estratégicos. El Presidente Santos es el primer Presidente colombiano en ser invitado en visita de este tipo», expresó la Canciller María Angela Holguín.

La enverracada debiera ser contra Juan Carlos Vélez

juan-carlos-velez-y-alvaro-uribe
Juan Carlos Vélez con el expresidente Uribe

Algarabía injustificada, encabezada por el ex procurador Ordóñez, produjo la frase que pronunció Juan Manuel Santos ante el Parlamento Británico: «Acepté el veredicto de las urnas, así fuera por la mínima diferencia, solo el 0,4 por ciento, y así fuera resultado de una estrategia de desinformación y mentiras, como lo admitió el propio gerente de la campaña por el «No»». Si la lógica y la consecuencia existieran en la política de los del NO, la enverracada permanente debiera ser contra el ex gerente de su campaña Juan Carlos Vélez quien fue el que los delató y sacó a flote la desinformación y las mentiras que les dieron el triunfo para imponerse en la votación del 2 de octubre , dijo un observador de la cosa política, de los de la Plaza de Bolívar de Manizales.