17 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

”Este mundo está loco, loco, loco”

9 de noviembre de 2016
Por mario arias
Por mario arias
9 de noviembre de 2016

Por: mario arias gómez.

Mario Arias defEs lo único que atino a consignar frente al ajustado e imprevisto resultado del crucial debate electoral de la primera democracia de Occidente, del que estuvo pendiente -como pocas veces- el mundo, y que concluyó con la unción de Donald Trump, que presidirá el próximo cuatrienio, la peor opción -sin duda-, motivo de alborozo y celebración universales de todos los contestatarios y soterrados adversarios del “Imperio”, que ven cómo llegó un excéntrico y execrable trastornado, que lo más probable -por lo que se conoce-  desprestigiará la oficina Oval. Transcendental mandato que influenciará el orden político-económico mundial, cuyo protagonista será un improvisado Don nadie.

Dios tenga al mundo de su mano. A la hora de escribir esta nota (02:50 a. m.), Hillary reconoció el triunfo de Donald Trump (288 votos del Consejo Electoral). Desconcertante resultado que vivificó la incertidumbre de las temerosas y expectantes bolsas y mercados del mundo, lo que infundió intranquilidad desde el mismo instante que  empezó a marcarse la tendencia del mapa electoral, reflejado por el desplome accionario y monetario del mundo. Incalculable impacto provocado, que está por verse, debido al explosivo triunfo del mediático y locuaz Donald Trump (70 años), con su cúmulo de pasivos.

Caricaturesco, inculto y primitivo sujeto, al que el presidente Obama calificó de ignorante. Polémico e inescrupuloso empresario de la construcción, del entretenimiento, de garitos y canchas de golf, de ego desbordado, que sin pudor exhibe su misoginia y se presenta como un “antipolítico”. Magnate voceado por el exalcalde de NY, Rudolph Giuliani, como un “genio de los negocios”, a pesar de haberse declarado en bancarrota en seis oportunidades. Persona con experiencia cero en el manejo de lo público. Triunfo que desmorona todos los estereotipos posibles que representa ser el comandante en jefe de la nación más poderosa del globo, la que vergonzosamente será dirigida por un tahúr. Candidato al que su partido desairó al imponer la sucia estrategia, que no dejó títere con cabeza.

Impertinente macho alfa, corrupto, cruel, intolerante, irreverente, maleducado, matón, mentiroso, vacío, con fama de mujeriego. Al respecto, declaró: “Me atraen las mujeres bonitas automáticamente. Las comienzo a besar, es como un imán, no puedo ni esperar (…). Y cuando eres una celebridad te dejan hacer lo que quieras, (…). Agarrarlas por el coño. Puedes hacer de todo”. -Sic-.

Fanático, aislacionista y xenófobo, pintoresco bufón, inculto, sin práctica de gobierno, ni idea de lo que son las relaciones exteriores. Rufián de cuatro esquinas. Antítesis de las virtudes que debe poseer un aspirante al máximo cargo de una de las democracias más antiguas del mundo, primera potencia del planeta que demanda un líder -que no lo es Trump- atinado, cuerdo, equilibrado, probado, prudente, razonable, sensato y sosegado estadista, contrario a lo que representa el presidente elegido.

Decisiva selección que aumenta la incertidumbre que se empezó a sentir al instante, fruto de la feroz e insustancial campaña ideada por este bochornoso, miedoso y turbio comodín de peluca, empañado por sus imborrables manchas personales y políticas, donde lo insultante, ordinario, racista y vejatorio, fue pan de cada día, insumos que nutrieron su negra campaña, en la que tachó a los inmigrantes de “violadores y criminales que traen consigo drogas y crimen”; trató a las mujeres de “tontas”, a los veteranos de guerra de “cobardes”. Candidato teflón al que parece ser que todo le resbala, quien propone en forma temeraria  armar con arsenal nuclear a Japón y Corea del Sur; romper los tratados de libre comercio; abandonar la OTAN; construir una gran muralla entre EE.UU y México que deberán pagar “los manitos”. Igual anunció que prohibirá la entrada de musulmanes al país. Así mismo desconoce el calentamiento global al afirmar que es una “invención por y para los chinos, para volver a la industria manufacturera estadounidense menos competitiva”.

Pequeña y ligera semblanza de una singular, errática, impredecible e hiperestésica personalidad, defensora del Ku Klux Klan; explosivo, irascible y vengativo,  a quien nadie en sus cabales le cabe que alguien de su calaña maneje el “botón nuclear”, un declarado amigo -para completar- del despótico Putin. Riesgo mayúsculo del que apenas el mundo empieza a digerir. Y a todas estas, la estigmatizada Colombia -por causa de la cocaína- ¿qué podrá esperar de este narciso, enajenado mental? Hoy, tan atada al gigante del norte, del que no será fácil, ni estratégico, desligarse, dada la sujeción comercial y política a la que está el país encadenado.

Elección que en el tema legislativo, igual triunfó en los distritos electorales, órgano bicameral compuesto por la Cámara de Representantes -435 curules repartidos entre los cincuenta estados, que sirven por un bienio, puestas en juego y que los Republicanos continuarán presidiéndola, y el Senado, de 100 integrantes, dos por cada estado, elegidos por un sexenio, que tuvo en juego un tercio, dado que el calendario ofrece cada dos años una nueva ronda, en las que se recomponen las fuerzas, en la Cámara de R. como en el Senado, en el que estuvieron en juego 24 republicanos y 10 demócratas, Organismo que es vital para la marcha del gobierno, ya que tiene la función de confirmar los más importantes cargos: Secretarios de Estado y Defensa; embajadores; altos funcionarios judiciales, los magistrados de la CSJ y 1.000 cargos más que acompañan al presidente. Se considera que en el país hay equilibrio de poder, si se toma en cuenta que el Congreso hace oposición -sobre el papel- a las tesis del presidente.

Colombia en el pasado ha tenido el apoyo bipartidista, hoy a la espera que el Embajador Pinzón haga un trabajo de filigrana, a objeto que el país no sufra las consecuencias de la elección, de modo que no afecte el futuro de las relaciones, en especial en el tema del fin del conflicto como en el tema del TLC -vigente desde el 15 de mayo de 2012- frente a la posición manifiesta por Trump a los mismos.

Sus propuestas políticas y sociales, de comercio exterior, seguridad, el modo de  enfrentar a los extremistas, las amenazas del statu quo, entran sin duda en cuarentena, como el auxilio ofrecido como apoyo al posconflicto; política que se vislumbra diametralmente opuesta a la expectativa que generaba la derrotada Hillary. Repaso algunas medidas del programa en matcha: Construir un muro en la frontera con México y que ese país pague por él. Tener paciencia cero con los indocumentados que han cometido algún crimen. Deportarlos inmediatamente. Triplicar el número de oficiales de deportación y terminar con ciudades santuario.

Derogar DAPA Y DACA. Hacer un “chequeo extremo” de los inmigrantes. Prohibir la entrada de refugiados de Siria y Libia. Completar el sistema de rastreo biométrico de entrada y salida de quienes ingresan al país con visa.

 

Bogotá, noviembre 09 de 2016