19 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Dos gestiones que no fueron llevadas a buen puerto

31 de octubre de 2016
31 de octubre de 2016

 

el campanario

Fueron dos las gestiones adelantadas por colombianos que infortunadamente no fueron llevadas finalmente a buen puerto.

Una: La cruzada promovida en Barranquilla por el periodista Ley Martin (con el apoyo del alcalde Alejandro Char) para repatriar al famoso cantante colombiano Nelson Pinedo, quien afrontaba graves penurias en la vecina república de Venezuela. El llamado “Almirante del ritmo” murió en la ciudad de Valencia cuando se adelantaban los preparativos para traerlo en un vuelo expreso de regreso a su natal “Curramba”. No se trata de echarle la culpa a nadie. Pero por no haberle dado a la misión la celeridad que demandaba ahora solo se recibirán sus cenizas. Los “ñeros” lo querían tanto que lo creían inmortal. Pinedo fue el único colombiano que formó parte del elenco de cantantes de la gloriosa Sonora Matancera. Este buen hijo de su patria aprovechó su permanencia en el conjunto de Rogelio Martínez para darle amplia difusión a través de los discos y de las presentaciones a las creaciones de los mejores compositores de nuestra música tropical. Igualmente, inmortalizó el tema “Me voy pa’ La Habana”, de José María Peñaranda, que se convirtió en su carta de presentación en todos los escenarios del planeta.

El fuerte del “currambero” no fue solamente el repertorio tropical. También hizo famosos boleros tan hermosos como “Borrasca”, “Señora bonita”, “Corazón sin puerto” y “Te engañaron, corazón”, entre otros.

El historiador musical Umberto Valverde lo definió como “el más perfecto de los cantantes colombianos”.

La otra gestión sin coronar

Tampoco se coronó la gestión iniciada a mediados del año para que el técnico colombiano Hernán Darío Gómez, “El Bolillo”, se fuera al fútbol del continente asiático como entrenador de la Selección China, de cara al Mundial de Fútbol de Rusia 2018.

Se desconocen los motivos que dieron al traste con este proyecto deportivo, del cual tuvimos conocimiento durante la final del fútbol colombiano que se disputaron en el estadio Atanasio Girardot, de Medellín, el DIM y el Júnior.

El hermano de Gabriel Jaime Gómez, “Barrabás”, desistió de recalar en el balompié chino y prefirió continuar dirigiendo la Selección de Panamá, con miras a tratar de llevarla a la mencionada copa que se disputará en escenarios rusos.

¿De quién fue la culpa? ¿De ”El Bolillo” o de los asiáticos?

Ojalá algún día se decida a contarnos el episodio que pasó sin pena y sin gloria.

El nuevo técnico chino es el italiano Marcello Lippi.

El cable de la EFE dijo a la letra

El entrenador italiano Marcello Lippi fue presentado este viernes como nuevo seleccionador de China, en un acto con gran presencia mediática en el que el hombre que hizo campeona del mundo a Italia en 2006 prometió hacer todo lo posible por lograr que los ‘dragones’ se clasifiquen para el Mundial de Rusia-2018.

«En este momento parece difícil, casi imposible, pero en el fútbol no hay nada imposible. Vamos a intentar recuperarnos en la clasificación y no sé si lo conseguiremos pero lo intentaremos», subrayó el técnico italiano, quien ya conoce el fútbol chino por su época en el banquillo del Guangzhou Evergrande (2012-14).

Lippi fue contratado por la Federación China de Fútbol como revulsivo para intentar que la selección salga del último lugar de su grupo en la actual fase de clasificación asiática, donde ha logrado sólo un punto en cuatro partidos y sólo le restan por jugar seis más.

China tiene como rivales a Irán (líder provisional), Uzbekistán, Corea del Sur, Siria y Qatar, país este último con el que Lippi tendrá el primer compromiso, el próximo 15 de noviembre.

Mundial aparte, el técnico transalpino afirmó que su principal objetivo es «hacer crecer el fútbol» de «uno de los mayores países del mundo», y señaló que para ello hay que cultivar en los jugadores del combinado nacional un sentimiento de pertenencia el equipo y aumentar su autoestima.

«Llevar la camiseta de China tiene que dar ímpetu a los jugadores», subrayó Lippi, quien a sus 68 años se ha convertido como seleccionador chino en uno de los entrenadores mejor pagados del mundo, si las cifras que nombra la prensa (20 millones de euros anuales) son ciertas.

El italiano reveló que la Federación china ya se había acercado a él en dos ocasiones antes de que esta vez aceptara el encargo de sentarse en el banquillo se la selección, pero que en esos primeros acercamientos rechazó la oferta porque entrenaba al Evergrande, con el que ganó tres ligas y una Liga de Campeones de Asia.

«Les dije entonces que estaba muy agradecido, y hasta me ofrecieron que podía ocuparme a la vez del club y de la selección, pero les conté que eso no era posible por conflictos de intereses y porque, con la familia en Italia, sería complicado regresar a casa pare verles», confesó.

En la rueda de prensa de presentación, el presidente de la Federación china, Cai Zhenhua, definió a Lippi como «uno de los mejores entrenadores del mundo» y expresó su confianza en que con él al frente la selección nacional logre «éxitos», aunque no necesariamente en forma de títulos.

La contratación de Lippi ha sorprendido a los aficionados chinos, y muchos la han visto con escepticismo: simbolizando estas sensaciones, dos aficionados del país acudieron a la rueda de prensa de este viernes con dos pancartas en las que mostraban su desacuerdo con la contratación.

Una de ellas expresaba, en mandarín, que el futuro del fútbol chino no pasa por fichajes galácticos, sino por desarrollar mucho más el fútbol aficionado en un país donde los niños, consagrados al tenis de mesa o al bádminton, apenas practican el balompié.

China sólo ha logrado clasificarse para los Mundiales en una ocasión (2002), con Bora Milutinovic al frente del equipo, y de cara a Brasil 2014 contrató al español José Antonio Camacho, quien estuvo en el banquillo dos años (2011-2013) pero no consiguió los resultados esperados y fue destituido.

Según la prensa china, el sueldo de Lippi será siete veces superior al de Camacho, y comparable a los de entrenadores como el español Pep Guardiola o el portugués José Mourinho en los dos grandes clubes de Manchester.

El italiano es el único entrenador del mundo que ha sido campeón de la Liga de Campeones europea (lo logró con la Juventus de Turín en 1996) y también de la asiática, honor logrado al frente del Evergrande en 2013.

(Agencia EFE)