18 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Confundid y reinad

4 de octubre de 2016

Eduardo Aristizábal Peláez

Eduardo Aristizabal PelaezSi gana el SI en el plebiscito, el Presidente podrá dictar decretos con fuerza de ley durante 6 meses, como en Venezuela: Oscar Iván Zuluaga.

Leí este Twitter el sábado 1 de octubre en las horas de la tarde y no sabía si gritar o salir corriendo. No sabía que concluir: ignorancia, o engaño?

Uno se resiste a creer que un exministro de Estado, y quien además fuera candidato a la Presidencia no tuviera claro el concepto.

Los decretos leyes son normas con fuerza de ley que dicta el Presidente con base en facultades extraordinaria del Congreso durante 6 meses.

¿Es el plebiscito quien crea esta figura? ¿Es el Decreto Ley una figura negativa porque también existe en Venezuela? ¿Con base en que asegura que los Decreto-Leyes de los próximos seis meses serán perjudiciales? Confundid y reinad. Desconocimiento o mala Fe? No sé. Pero mínimo, mala leche, como diría cualquier parroquiano.

Independiente de las intenciones del señor Oscar Iván Zuluaga, tenemos que admitir que en Colombia permanentemente se cometen errores en la denominación, definición o funciones de los organismos y de las instituciones.

Hace poco, en un boletín de prensa oficial se quiso destacar la labor de una Asamblea Departamental por su agilidad para ejecutar sus tareas y se le mencionó como uno de los mejores órganos legislativos del país. Que tal esa. Muy claramente dice el artículo 150 de la Constitución Nacional que corresponde al Congreso hacer las leyes. Quien hace las leyes es quien legisla. Ni las Asambleas, ni los Concejos legislan. Son corporaciones administrativas.

Y ya que tocamos éstos temas, es bueno hacer claridad en algo que no solamente la gente del común, también los administradores públicos y los políticos confunden o utilizan equivocadamente y son los conceptos constitucionales y legales.

Una norma es una regla que debe ser respetada. Es un precepto jurídico. Es un concepto general y por eso están incluidas en las constituciones, en las leyes, en los estatutos, en los reglamentos etc. Pero eso no quiere decir que Constitución y leyes sean lo mismo.

Aunque a la Constitución se le denomina Ley de Leyes, debe existir la claridad meridiana que las normas incluidas en leyes son las legales, de ley y las normas de la Constitución, son constitucionales.

Con mucha frecuencia para referirse alguien a un concepto constitucional dice que eso está escrito en las leyes. O viceversa, una regla legal, aprobado por el Congreso y manifiestan que es lo que dice la Constitución.

Lo legal se origina en las leyes y lo constitucional en la Constitución Nacional.

Así como las normas de unos estatutos de cualquier entidad son estatutarias, no son leyes, los reglamentos tienen sus normas reglamentarias y tampoco son leyes. Es todo.

EXTRATIEMPO

Twitter de Natalia París: «Si el traicionero de Santos, el bruto de maduro, el asesino de Timochenko y la rata de Roy Barrera apoyan el SI, entonces yo voto NO.»

Les confieso que con tan profundo análisis, Natalia me convenció, por eso voté SI .

VERBAL NO VERBAL

Son muchas las definiciones que se han dado de la comunicación. Una simple y clara es aquella que dice: transmisión de señales mediante un código común a la emisora y al receptor.

Pero también hay precisiones de acuerdo al tipo de comunicación, como cuando hablamos de la comunicación escrita, la cual le permite al hombre expresarse a través de un medio visual: papel, computador, etc. y la comunicación oral que es aquella que se realiza por medio de la voz, del sonido.

Sin embargo hay un tipo de comunicación que ha existido toda la vida, que se da desde el vientre materno, es muy común, casi permanente y de la cual se habla menos que de las anteriores y es la comunicación no verbal, que es el proceso mediante el cual enviamos y recibimos mensajes sin palabras; se da mediante signos y carece de sintaxis, de estructura; y éste tipo de comunicación sí que es importante y trascendental.

Es tal la importancia de la comunicación no verbal en la vida moderna, que ahora los estudiosos ya hablan de comunicación no verbal científica, es decir conocimientos objetivos y verificables, con metodología adecuada y sistematización de los conocimientos.

La comunicación no verbal científica ha tomado un gran auge en los últimos 9 años en Francia, España, Estados Unidos y Canadá, y ya se han descubierto 2.500 gestos, actitudes, movimientos que corresponden a una exacta relación de causa a efecto.

En los países anteriormente mencionados se ha profundizado tanto en el estudio y aplicación de este tipo de comunicación no verbal que es tema fundamental en entidades del Estado y organismos de seguridad.

En buen romance podemos decir que la comunicación no verbal es aquella que realizamos a través de nuestros movimientos, gestos, actitudes, imagen, presentación.

Sin decir absolutamente nada, podemos expresar nuestra alegría con un rostro iluminado, sonriente. O la tristeza con una imagen totalmente diferente, un rostro compungido.

Muchas veces saludamos con un simple movimiento de brazos y de manos, agregándole una sonrisa o le llamamos la atención a alguien con mirada escrutadora, rostro serio, acartonado.

Cuando hablamos, nos emocionamos y le damos fuerza a la expresión oral, al mensaje, complementándolo con el movimiento de brazos, manos, cabeza, piernas, extremidades, de acuerdo con las circunstancias.

Y qué decir de la imagen. Aunque en los últimos años haya ganado mucho terreno la informalidad, el vestido, el traje, la presentación dicen mucho, comunican algo, lógicamente, de acuerdo con la cultura de cada región.

Dicen los investigadores de la comunicación no verbal científica, que cuando hablamos, el lenguaje no verbal que utilizamos, en el mismo mensaje, es aproximadamente el 70 % y solamente 30 % son palabras.

Interpretar correctamente el lenguaje no verbal, las microexpresiones, gestos, posturas y movimientos proporcionan una gran ventaja real al emitir el verdadero mensaje que queremos transmitir. Es una perfección de la comunicación y quien comunica bien, tiene el poder. Es todo.