21 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Dejando ir

28 de septiembre de 2016
Por Ricardo Tribín Acosta
Por Ricardo Tribín Acosta
28 de septiembre de 2016

Por: Ricardo Tribín Acosta

Ricardo TribinCuentan que una mujer leprosa estaba a la orilla de una quebrada sin poder cruzar, debido a las limitaciones físicas que su enfermedad le había generado. Estando en estas se aparecieron dos monjes que por allí caminaban y esta les pidió que le transportaran a la otra orilla. Uno de ellos, pleno de asco, se volteó e hizo como si el cuento no fuera con él, salió del paso y se fue a dar una vuelta para evitar que la enferma le insistiera. El otro monje sin embargo se compadeció de ella y sin queja ninguna procedió a ponérsela en sus hombros y a conducirla hacia el otro lado.

Al rato se volvió a encontrar con su compañero y juntos continuaron la jornada que tenían planeada. Como a las diez horas de estar juntos, el monje que se negó a ayudar a la pobre mujer le reclamó a su colega diciéndole “Oye…tu si que eres sucio. Como te atreviste a cargar a aquella mujer que estaba llena de heridas, derivadas de su horripilante enfermedad, además de que las mismas apestaban hasta más no poder. El monje bondadoso lo miró con ternura y sin replicar la arenga solamente le dijo “Mira yo cargue a esa pobrecita hace mas de diez horas y no tiene sentido que la siga cargando después de tanto tiempo, llevándola en mis pensamientos. Esto ya pasó y ahora, cambiando de pagina, quiero seguir hacia delante”, sin nada del pasado que me perturbe.

La anterior historia, tan profunda en su concepción, me recuerda el dicho aquel de que “ hay que dejar ir y entregarle las cosas a Dios”, lo que no implica para nada que no sigamos realizando el esfuerzo necesario que nuestras tareas requieren, mas que en los casos en los que tengamos eventos que no podamos manejar, e incluso instantes poco agradables que ya hayamos tenido, lo mas conveniente será dejar de paso la sensación negativa del momento, y continuar nuestra travesía con entusiasmo hacia adelante.