10 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Nevera portátil y eléctrica funciona con batería de carro

6 de junio de 2016
6 de junio de 2016

Nevera portátil y eléctrica funciona con batería de carro

MANIZALES, 06 de junio de 2016. El modelo opera a través de un hardware denominado sistema arduino, además de un sensor capaz de controlar la temperatura y un potenciómetro.

Cuando se habla de neveras portátiles, por lo regular, las personas no se imaginan que esta pueda ser eléctrica ni que funcione con una batería.

La idea del grupo de estudiantes de Ingeniería Industrial y Eléctrica, entre otras disciplinas, de la Universidad Nacional de Colombia Sede Manizales, funciona con una fuente de 12 voltios y un disipador de calor adaptado en uno de los costados de la nevera para regular el aire concentrado en su interior de manera óptima, pues el producto es de icopor, el mismo material en el que están elaboradas regularmente las neveras portátiles sin energía.

“Este es un producto portable y versátil para refrigerar alimentos o bebidas de forma muy práctica, pues puede adaptarse a un vehículo, específicamente, al sistema con el que se prenden los cigarrillos”, indicó el estudiante David González, coautor de esta iniciativa, que fue presentada como trabajo final de este semestre académico. Cuando no se viaja, la nevera puede ser alimentada con una batería portátil, de la misma manera en que funcionan las de los teléfonos celulares.

Precisamente, a través de ese sistema, aseguró González, la nevera puede cargarse y mejorar su funcionalidad con respecto a otras similares que existen en el mercado, pero no ofrecen este servicio.

Según Diego Alejandro García, alumno de Ingeniería Eléctrica, la nevera puede trabajar con una temperatura mínima de ocho grados hasta un máximo de 20. Asimismo, consta de una pantalla que le facilita al usuario conocer la temperatura de funcionamiento.

Los creativos recordaron que el norteamericano John Gorrie inventó el primer refrigerador funcional con intereses médicos para disminuir la fiebre de sus pacientes afectados por malaria y fiebre amarilla, entre otras enfermedades. Después, estos aparatos se masificaron con la ayuda de la industria cervecera y las empacadoras de carne que los utilizaban para preservar sus productos frescos.

En el marco del estudio previo al diseño del prototipo, los autores identificaron que, por lo regular, las neveras o refrigeradores domésticos pesan entre 91 y 200 kilogramos (kg) e incluso hay algunos modelos que alcanzan los 397 kg.

“Después de una evaluación multicriterio, establecimos que lo más conveniente era diseñar una nevera de peso liviano y portátil, lo que facilitaría en alto grado la aceptación por parte del consumidor”, acotaron los creativos.

Para el docente José Fernando Correa Mesa, la propuesta es interesante y muy práctica, pues a futuro podría ser de gran utilidad y alta demanda en el mercado.

Agencia de Noticias UN