20 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El ego de un enemigo silencioso

1 de junio de 2016
Por Luis Fernando Rosas
Por Luis Fernando Rosas
1 de junio de 2016

Por: Luis Fernando Rosas Londoño.

luis fernando rosasLo primero que debe hacer un buen consultor político y empresarial es trabajar contra un enemigo silencioso del hombre en los sectores público y privado en la vida: el ego, es parecido a lo que produce el exceso de colesterol, triglicéridos y azúcar, calladitos conducen a graves resultados porque de no  controlarlos terminan en una enfermedad fatal.

La fase existencial es relativamente medible de acuerdo al nivel del comportamiento humano. Lo más pasajero y dañino es el poder, y en su etapa final el ego juega un factor determinante, valorarse lógicamente es importante pero con medida. Conozco casos de egos tan avanzados que se hace decir “doctor” de la mamá, de la esposa y los hijos.

El egocentrismo, según el psicoanálisis de Freud es la valoración exagerada de uno mismo. Hace pocos años la unidad de inteligencia de The Economist medio de comunicación británico, publicó un estudio donde afirmaba que el 61% de los principales ejecutivos Ingleses admitía que la toma de decisiones era deficiente o mala porque se conducían por su ego.

Cuando se analizan las decisiones en los sectores público y privado existe un alto nivel de equivocaciones y se cometen injusticias inmensas. En un estudio de la Ohio State University se reveló que la mayoría de las decisiones tomadas por altos directivos en una empresa deben tener un equilibrio entre la justicia y el ego de quien toma dicha medida.

Los peligros del exceso de ego están en estos niveles: según el estudioso del tema en estos tiempos Juan Pauna.

  1. Nivel de competitividad: Muchas decisiones se toman con alto grado de utilitarismo (se vive a costa de los demás) “Todos somos competitivos en el ambiente laboral, es una forma de mejorar personalmente, de mostrar nuestras competencias y resultados. Sin embargo si tomas decisiones pensando en ti solamente hoy te beneficia, mañana te perjudica”.
  1. La búsqueda de aceptación por los demás: afirma “El que habla de último en las reuniones sin tener que hacerlo, el que está buscando ser aceptado o querido por los demás o esas personas que buscan siempre ser vistas y exageran, están siendo afectadas por el ego. En este error caemos los hombres públicos por que buscamos complacer a los demás y perdemos confianza en sí mismos.
  1. “Estar a la defensiva”: te comentan algo negativo y te enojas, te dan un punto de vista que no compartes y te enojas, no confiamos en lo que nos dicen para corregirnos, le tomamos pereza y aislamos a esa persona, es el mayor error de un ego peligroso.

En la vida Pública hay personas que no caminan, levitan, y su ego es tan tan grande que no cabe en la catedral de Manizales. Es importante la autovaloración pero cuando el ego se manifiesta en arrogancia extrema es la demostración que los está acabando silenciosamente. En la política, por ejemplo, hay, como en la mafia, “nuevos ricos”, ellos desconocen su pasado, humillan a sus seguidores y cambian hasta de caminado; grave, el ego cumple su papel, ante esto se debe reflexionar. La actitud del nuevo rico es muy fácil de identificar.

En Conclusión, todos tenemos nuestro ego o narcicismo y soberbia (la más peligrosa de todas) quienes estudiamos el actuar en la vida pública del hombre político que es el comportamiento relacional, estamos marcados por una elevada autoestima, pero detrás de ella existen comportamientos en los cuales influyeron nuestros padres y la sociedad.

Esta frase y actitud sí que es dañina: “Voy a aprovechar mi cuarto de Hora” son aquellos que les llegó el poder y lo aprovecharon más para ellos que para la sociedad. Eso no pasa desapercibido, hoy es claro a muchos les tocó muy difícil para ascender en la escala social y económica. La competencia fue dura e injusta pero allí es donde el ego debe ser  manejado con madurez  ya que su principal enemigo es el poder y el  ego jefe del narcicismo, es el motor que se debe regular.

Quienes rinden en exceso culto al ego tienen inmadurez emocional, crean fantasías de grandeza y superioridad que complican la toma de decisiones  afectando a la colectividad  y cuando termina su vida pública o privada observarán que sus resultados serán el reflejo de sus últimos días de existencia, así que “pilas” atentos. Cuando nos critiquen no reaccionemos con rabia, no consideremos que cuando nos digan la verdad atentan contra nosotros. Por el contrario debemos tener la madurez para agradecer a quienes nos corrigieron a tiempo.

Politólogo- Comunicador Social.