17 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Timochenko invita al diálogo a Uribe y propone gran acuerdo político por la paz

15 de mayo de 2016
15 de mayo de 2016

LA HABANA,15 de mayo_ RAM_ A través de un comunicado Rodrigo Londoño Echeverry, alias ‘Timochenko’, máximo cabecilla de las Farc, invitó a Álvaro Uribe a la mesa de reconstrucción y reconciliación, además de plantear un gran pacto político para “reordenar la nación colombiana”.

“A todos aquellos que por diversas razones se sienten dejados a un lado por los diálogos de La Habana, a usted mismo, doctor Uribe, los invitamos del modo más comedido a deponer prevenciones. No es justo concluir con tanto desparpajo que los acuerdos alcanzados sin su presencia constituyen una traición a la patria, ni cabe continuar alimentando en la mente de parte importante de la población colombiana el rencor y los ánimos de venganza”, dice el texto.

Timochenko dice también en la carta que está dispuesto a conversar tranquilamente con Uribe sobre el futuro de Colombia.

“En La Habana, o en lugar de Colombia que usted prefiera, contando desde luego con las garantías de seguridad suficientes para nuestro traslado y estadía en suelo patrio. Discutamos sobre su llamado a la resistencia nacional contra la paz, producido sin haber escuchado a quienes tanto combatió por tierra, mar y aire sin vencerlos. Nosotros provenimos de la resistencia a la violencia, a la injusticia y la impunidad. Precisemos entonces el significado del término”, dice.

“Lo queremos a Usted sentado a la Mesa de la Reconstrucción y Reconciliación Nacional”, agrega.

El máximo cabecilla de las Farc propone un acuerdo político para “reordenar entre toda la nación colombiana”.

“Nadie quedaría por fuera, queremos que usted sea partícipe de él, doctor Uribe, conversemos. Fue Usted un formidable adversario que nunca nos dio cuartel, pero como ve, seguimos aquí, en la brega, trabajando incansables por la nueva Colombia. Venga esa mano, le extendemos la nuestra con un ramo de olivo. La paz sí que merece dejar atrás orgullos. Resuélvase».