13 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

ELN propuso al Gobierno un cese el fuego bilateral inmediato y lamentó secuestro a periodistas

31 de mayo de 2016
31 de mayo de 2016

BOGOTA, 31 de mayo de 2016 (RAM) La guerrilla del ELN propuso al Gobierno un cese el fuego bilateral inmediato en el marco de una negociación de paz, en un comunicado en el que dijo “lamentar” el secuestro de la periodista española Salud Hernández y Carlos Melo y Deigo De Pablos de Noticias RCN TV.

“Insistimos en nuestro llamado a desarrollar un proceso de negociación acompañado de acciones humanitarias mutuas y a declarar un cese bilateral del fuego inmediato”, afirmó el Comando Central, máximo órgano del ELN, en un editorial difundido por su medio de radio.

Para el ELN, que el pasado 30 de marzo anunció con el Gobierno el inicio de una fase pública de negociaciones de paz, el cese bilateral del fuego “crearía otro clima en el país, actuaría sobre distintas crisis humanitarias, sería benéfico para toda la sociedad y generaría condiciones favorables de respaldo al proceso de paz”.

Con relación al secuestro de los periodistas, el ELN aseguró lamentar lo ocurrido y consideró que fue una “imprudencia” que se metieran a la zona del Catatumbo, una región selvática del departamento de Norte de Santander en la que operan además las FARC, un reducto del Ejército Popular de Liberación (EPL) y bandas criminales.

La periodista Salud Hernández cayó en manos del ELN el pasado 21 de mayo cuando estaba en un trabajo periodístico en la localidad de El Tarra, y los reporteros Diego D’Pablos y Carlos Melo, de RCN, corrieron la misma suerte dos días después cuando viajaron a la zona para informar sobre lo ocurrido.

Los tres fueron dejados en libertad el pasado viernes en dos puntos diferentes del Catatumbo.

“Lamentamos la situación que se presentó en días pasados con la periodista Salud Hernández y los otros comunicadores de RCN”, agrega el comunicado, según el cual “la penetración de los periodistas a la zona fue una imprudencia”.

Según el ELN una vez su Comando Central comprobó que los tres periodistas estaban en manos de uno de sus frentes, “se da la orden inmediata de su liberación, se orienta darle el mejor trato y garantizar su seguridad e integridad en su retorno (…) bajo condiciones que no colocasen en riesgo su vida”.

De acuerdo con el comunicado, “ estas acciones no fueron premeditadas ni planificadas sino hechos fortuitos” y que si la liberación de los tres tardó algunos días fue “por los intensos operativos militares” en la zona.

“También ratificamos que somos respetuosos de la libertad de expresión y no nos asiste ningún interés en obstaculizar las labores periodísticas”, señala el comunicado.