14 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Crece inversión de la U.N. Sede Manizales en medioambiente

3 de mayo de 2016
3 de mayo de 2016

Manizales u nal medio ambiente

MANIZALES, 03 de mayo de 2016. Uno de los mayores impactos se relaciona con la disminución de probabilidades de accidentes por contacto con mercurio, material del que están hechas algunas luminarias que aún funcionan en los tres campus.

Como se recuerda, desde el 2015 comenzó a reemplazarse este sistema de iluminación con lámparas led, tecnología nueva, no tóxica, que además representa un 75 % de ahorro de energía, así como el doble de vida útil (de 5 a 6 años aproximadamente).

Este es uno de los proyectos que la Universidad Nacional de Colombia Sede Manizales comenzó a ejecutar, encaminado a preservar el medio ambiente.

“El proceso consiste en ir reemplazando cada lámpara de mercurio que se dañe por las led que están constituidas por varios bombillos a la vez y que, por el incremento de su uso en el tiempo, representa un ahorro adicional del 50 % en gastos de mantenimiento. Pero, sin duda, la mayor ventaja es que son amigables con el medioambiente y con el ser humano”, anotó el ingeniero civil Julián Antonio Salazar Marín, jefe de Mantenimiento y Construcción.

En el primer año se instalaron 131 luminarias led y 11 reflectores. Se estima que en unos dos o tres años, todas las oficinas, salones, auditorios y demás espacios universitarios cuenten, en su totalidad, con este sistema.

Asimismo, las inversiones para mejorar las condiciones ambientales y su relación con el personal apuntan a la adquisición de insecticidas y plaguicidas de origen orgánico, clasificados en categoría toxicológica número uno, es decir, de baja peligrosidad, que minimizan la probabilidad de intoxicación o envenenamiento por contacto o inhalación. “Anteriormente se utilizaban para las plantas y árboles pesticidas químicos que, además de ser peligrosos para el ser humano, generaban riesgos de contaminación del suelo y el agua”, precisó Ana María Mendieta, de la Oficina de Gestión Ambiental.

Nuevo sistema

Los proyectos que se adelantan en aras de preservar el medioambiente incluyen el reemplazo de las tuberías hidráulicas antiguas, empotradas en el concreto o entre la tierra, por otras que estén a la vista o en el exterior.

Con ello, aseguró el jefe de Mantenimiento, se garantiza que, ante un movimiento sísmico, no colapse el sistema como generalmente sucede. “Además, se facilita el mantenimiento y atención de fugas o rupturas de los tubos, al no tener que reventar el concreto”.

Con este nuevo sistema de tubería (renovado en un 50 %) el beneficio ambiental se traduce en la optimización del líquido tras inspecciones visuales.

Actualmente, el Bloque W es el edificio con mayores adaptaciones tecnológicas que generan una relación sana con el medioambiente, pues cuenta con 48 placas fotovoltaicas de energía solar, que le permite un ahorro de 16.000 kilovatios por hora; además, su tecnología lumínica tipo led contribuye aún más al ahorro energético.

De otro lado, esta nueva edificación, ubicada en el campus La Nubia, tiene la capacidad de dirigir las aguas lluvias hacia tanques especiales, desde donde se distribuye para las baterías sanitarias.

Agencia de Noticias UN