14 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

SE OBSERVA RECUPERACION EN LOS DATOS INDUSTRIALES

16 de abril de 2016

Las cifras publicadas por el Dane y la Andi coinciden en una creciente recuperación de la industria manufacturera en los últimos meses, luego de un largo período de cifras negativas que llevaron a plantear un acelerado proceso de desindustrialización como consecuencia de la apreciación de la moneda y el desplazamiento de la inversión hacia otros sectores como el petróleo y la minería, actividades que hoy están en franco deterioro.

Aunque resulta claro el aumento en la producción industrial en febrero, 8,2% frente al mismo mes del año anterior, en los últimos 12 meses se incrementó en 2,1%, valor que no permite asegurar todavía una tendencia sostenida de recuperación. Hay que esperar algunos meses para evaluar mejor la situación. Resulta destacable que de las 39 actividades del sector industrial, 26 presentaron variaciones positivas y dentro de las actividades principales en la producción en febrero, cabe destacar el alza de la coquización y refinación de petróleo atribuible a la Refinería de Cartagena (Reficar), la elaboración de bebidas, la fabricación de productos minerales no metálicos, la confección de prendas de vestir y la elaboración de productos de molinería, almidones y sus derivados. Entre las actividades que contribuyeron negativamente a los resultados de la producción están: la fabricación de maquinaria y equipo y automotores.

En la evaluación del gremio industrial que se recoge en una encuesta agregada del Consejo Gremial, hay que destacar la favorable confianza para hacer negocios que alcanza 10,4%, el febrero más alto de los últimos cinco años, aunque la tendencia de mediano plazo se muestra inestable. Sin pretender desconocer esa evolución, hay que reconocer que por el contrario, la Encuesta de Opinión de Fedesarrollo registra por tercera vez en este año un nivel negativo alto de 20,1% al cierre del primer trimestre. Ello se puede explicar en que los consumidores incluyen en su percepción aspectos que van más allá de la economía, como sus ideas sobre variables como la seguridad, salud y un concepto amplio de bienestar que sin duda se afecta por la alta inflación. Un mejoramiento de la situación económica deberá ir gradualmente cambiando su clima de opinión.

Bogotá tiene el peor dato de confianza al registrar un índice negativo en 22,9%, seguida de Medellín, con 20%; Bucaramanga, 19,7%; Barranquilla, 17,2%; y cierra Cali, con 12%. Volviendo a la recuperación de la producción manufacturera, hay que reconocer que la mayor parte de la producción está siendo absorbida por la demanda local pues las exportaciones sectoriales no muestran tendencia alguna de recuperación y por el contrario mantienen su caída. Adicionalmente, el encarecimiento de las importaciones por efecto de la mayor tasa de cambio está desplazando el consumo hacia la producción nacional, lo cual es loable, siempre y cuando esa mayor protección que da el precio de la divisa no se traduzca en mayores precios hacia los consumidores.

EDITORIAL/LA REPÚBLICA