13 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Gobierno estaría destinando solo la mitad del presupuesto de la alimentación escolar: Procuraduría

9 de abril de 2016
9 de abril de 2016

BOGOTA, 09 de abril_ RAM_ Así fue informado por la Procuraduría General de la Nación, en un informe de 86 páginas sobre la ejecución del Programa de Alimentación Escolar en el país, el informe dice que se encontró al parecer lo que serían una serie de inconsistencias como la asignación presupuestal para el año 2016.

Según el Ministerio Público el presupuesto solo se estaría ejecutando en un 50%, lo que significa que se pone en riesgo la alimentación de los niños en las diferentes regiones del país.

“Cuando se implementó el PAE, se fijó un presupuesto de $821.000 millones para garantizar la cobertura de dicho programa en todo el país” sin embargo para este año el Gobierno solo destinó la mitad, $423.000 millones, según explica la Procuraduría.

También señaló que “se ponen en riesgo no solamente los más de 4 millones de raciones diarias para igual número de niños que se distribuyen actualmente, sino que también se está cerrando de un tajo la posibilidad de ampliar la cobertura, lo cual es una obligación legal, como lo hemos señalado a lo largo del presente informe”.

Para el Ministerio Público no existe certeza de que las raciones de alimentación reportadas por el Ministerio de Educación para los niños, estén plenamente garantizadas en las regiones e hizo énfasis en que no existen datos exactos sobre si la cantidad de raciones, es decir, 4.073.708 corresponden al número de niños que reciben los alimentos del Gobierno.

“Vale la pena advertir que no está claro si esas raciones a las que se refiere el documento corresponden a igual número de niños atendidos o a raciones por niño, a desayuno o almuerzo, o a los dos complementos alimenticios brindados al mismo o a diferentes niños”, dice la Procuraduría en el informe.

El ente pidió adoptar medidas urgentes sobre 24 entidades territoriales que presentan un déficit financiero, estructural y funcional que no les permiten garantizar la alimentación de los menores beneficiados por el PAE en el país.