15 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Treinta internos de la Cárcel de Tunja están listos para teletrabajar

10 de marzo de 2016
10 de marzo de 2016

BOGOTA, 10 de marzo de 2016 (RAM) Después de cumplir con 120 horas de capacitación, impartidas por firma Internacional Computer Driving License (ICDL) -compañía de alto nivel en materia informática-, 30 reclusos de la cárcel de Tunja recibieron el diploma que acredita sus competencias digitales para el teletrabajo. Este proceso de formación ha sido promovido por los ministerios de Justicia y del Derecho, de Tecnologías de la Información y del Trabajo, el Inpec y la Uspec, y ya beneficia a 120 personas privadas de la libertad en todo el país.

En este programa de teletrabajo que arrancó en noviembre de 2015 también participan 30 internas del Establecimiento de Reclusión de Mujeres El Buen Pastor de Bogotá, quienes comienzan hoy su proceso de formación. Adicionalmente, en abril próximo, otras 60 personas privadas de la libertad en establecimientos carcelarios de San Andrés y Tunja se vincularán a la iniciativa con la que el Ministerio de Justicia impulsa la resocialización y las segundas oportunidades en las prisiones del país.

“Creemos que la labor del Estado es más amplia y no debe quedar reducida a la simple reclusión de personas que han cometido un delito. Hay que buscar mecanismos que les permitan a quienes son sentenciados reintegrarse a la vida social después de saldar sus cuentas con la justicia, pues de lo contrario no habrá servido de nada la sanción penal ni sus propósitos preventivos. Promoviendo el estudio, la capacitación laboral y la participación en actividades laborales utilizamos las cárceles para preparar a las personas, pensando en su retorno a una vida social productiva y para avanzar hacia la reconciliación”, dijo sobre la iniciativa la Viceministra de Política Criminal y Justicia Restaurativa (E), Catalina Díaz.

Actualmente son tres los puntos Vive Digital instalados en igual número de cárceles, los cuales sirven como lugar de formación y de oportunidades de trabajo para los internos. Durante el acto cumplido en Tunja también se entregaron 10 tabletas al centro de reclusión, como herramientas para ampliar el número de beneficiarios de este proyecto.