14 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

De la Calle responde a críticos de la justicia transicional y asegura que hay que terminar la miopía unilateral

1 de marzo de 2016
1 de marzo de 2016

BOGOTA, 01 de marzo de 2016 (RAM) El jefe de la delegación del Gobierno en los diálogos de La Habana, Humberto De la Calle afirmó que la Jurisdicción Especial para la Paz busca poner fin al conflicto, razón por la que involucra a todos sus actores.

Sin mencionar al expresidente Andrés Pastrana, el jefe negociador se refirió a las recientes críticas que algunos sectores han hecho al acuerdo de justicia transicional y afirmó que ese modelo respeta los estándares internacionales.

Además, hizo un llamado a abandonar la idea de que son válidos algunos tipos de violencia para terminar la guerra.

“Hay que combatir la miopía unilateral, hay sectores que creen que su violencia es buena para combatir la violencia del otro y mientras tengamos este corto circuito no vamos a ser capaces de doblar la página”, aseguró.

El jefe de la Delegación del Gobierno puntualizó que el acuerdo de justicia transicional busca brindar a las victimas la verdad, reparación y garantías de no repetición.

El expresidente Andrés Pastrana aseguró que con el Tribunal de Paz, que se creará en el marco de la Jurisdicción Especial para la Paz, “el presidente Juan Manuel Santos da un golpe de Estado al destruir el edificio institucional desde sus cimientos”.

De otro lado, el jefe de la delegación del Gobierno en los diálogos de La Habana se refirió a las decisiones pendientes en la mesa de conversaciones que tienen que ver con punto del Fin del Conflicto, es decir el cese el fuego bilateral y definitivo y la dejación de armas.

Añadió que la delegación del Gobierno se trasladará a La Habana, para trabajar en lo que considera es la recta final de los diálogos de paz.

“Vamos a La Habana el primero de marzo para impulsar a fondo lo que creemos que es la recta final de las conversaciones para ver si tenemos esa buena nueva para los colombianos”, añadió.

Finalmente, aseguró que un cese el fuego bilateral y definitivo representaría el fin de la guerra en Colombia. Agregó que con la dejación de armas cesaría la política con armas lo que consideró una necesidad urgente.