11 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Preparan norma que sanciona discriminación sexual en colegios

10 de febrero de 2016
10 de febrero de 2016

BOGOTA, 10 de febrero de 2016 (RAM) El Gobierno Nacional prepara un decreto con el que espera frenar los actos de acoso y discriminación por orientación sexual, en colegios, hospitales y cárceles del país.

Una vez sea expedido, discriminar a miembros de la comunidad LGBTI en instituciones educativas se considerará una conducta de violencia escolar.

En el borrador de la norma, que preparan la Consejería Presidencial para los Derechos Humanos y el Ministerio del Interior, está estipulado que los colegios incluyan en sus manuales de convivencia la discriminación como una falta disciplinaria que debe sancionarse y le pide al Ministerio de Educación establecer los lineamientos que promuevan el respeto a esta comunidad.

De acuerdo con el alto consejero presidencial para los Derechos Humanos, Guillermo Rivera, para estas conductas o faltas disciplinarias deben considerarse sanciones graduales, como la expulsión de la institución.

“Hemos compilado y organizado las órdenes de la Corte Constitucional en diferentes sentencias. La Corte ha dicho que la discriminación tiene que ser proscrita en todos los ámbitos de la sociedad. Este decreto es un borrador que ya está siendo socializado con la comunidad LGBTI para conocer sus opiniones”, explicó Rivera.

El decreto conmina, además, a la Superintendencia Nacional de Salud a expedir protocolos para que las instituciones de salud adopten enfoques diferenciales de atención.

Al Inpec y a la Policía, por otro lado, se les pedirá formar a sus guardias y cuerpos policiales bajo un enfoque diferencial, es decir que consideren a la comunidad LGBTI como un grupo poblacional que necesita ser atendido bajo unos parámetros específicos que garanticen su dignidad.

Con la norma también se buscará proteger los derechos de las víctimas del conflicto armado que hagan parte de la comunidad LGBTI a través de un acompañamiento psicosocial que debe garantizar la Unidad para la Atención y Reparación de las víctimas.