13 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Fiscalía pidió sentencia condenatoria contra exjefe de seguridad de la Casa de Nariño y su esposa

5 de febrero de 2016
5 de febrero de 2016

BOGOTÁ, 05 de febrero de 2016. Ante una juez especializada de Bogotá, la Fiscalía General de la Nación solicitó sentencia condenatoria en contra del general en retiro Flavio Eduardo Buitrago Delgadillo y su esposa Elba Alieth Pulido Solano, como responsables de los delitos de enriquecimiento ilícito de particulares y lavado de activos.

En desarrollo de una audiencia pública, la fiscal del caso indicó que quedó demostrado más allá de toda duda la responsabilidad de los acusados y señaló que todo se originó por la amistad entre el entonces coronel Buitrago Delgadillo y Marco Antonio Gil Garzón, alias el Papero, un reconocido comerciante de Corabastos y narcotraficante, quien en 2013 se acogió a sentencia anticipada por narcotráfico, enriquecimiento ilícito de particular y lavado de activos.

El oficial reconoció su amistad de tiempo atrás con Gil Garzón, con el cual tuvo negocios, e igualmente su vínculo amistoso con el socio de este, el narcotraficante Jaime Dib Mor.

El oficial en ningún momento pudo justificar su incremento patrimonial en suma aproximada a los 89 millones de pesos, para lo cual la fiscal del caso indicó que ese enriquecimiento ilícito provino de la relación personal que sostenía el procesado con alias el Papero y Carlos Mario Jiménez Naranjo, alias Macaco, quien era el comandante del llamado Bloque Central Bolívar de las Autodefensas.

En declaración, alias Macaco y otros integrantes de las AUC señalaron que el oficial recibía dinero en efectivo de dicho grupo armado, que provenía de la extorsión, el narcotráfico y otras actividades ilegales.

Según los testimonios de los integrantes de las AUC, este dinero era la retribución a la colaboración que le prestaba el entonces coronel a las AUC, por favores como la seguridad y la libertad para poder cometer acciones delictivas.

Como oficial de la Policía Nacional adelantó la investigación relacionada con el secuestro de la hija de Gil Garzón, al igual que la investigación, por iniciativa propia, de las extorsiones de las que era víctima el narcotraficante Jaime Dib Moor Saab.

En sus descargos el procesado alegó que durante el desempeño de labores como oficial de la Policía y sus tareas en la DIAN y la Presidencia de la República, recibía doble salario, versión que fue desvirtuada gracias a la investigación de la Fiscalía General de la Nación.

Sobre la esposa del oficial procesado, la fiscal manifestó que ella también tiene un incremento patrimonial de 593 millones 125 mil pesos sin justificar, dinero que llegó de los negocios y relaciones que tenía con alias El Papero y Moor Saab; por lo pidió fuera condenada como responsable del delito de enriquecimiento ilícito de particulares.

Al concluir el juicio, el representante del Ministerio Público también le solicitó a la juez que se dicte sentencia condenatoria contra los procesados.